Marveliana Tecnóloga. Diciembre 2019

Ya tenemos la última entrega del 2019 de Marveliana Tecnóloga. Ha sido un año muy intenso, con muchas vivencias que las analizaremos en el primer audio del 2020. Pero por esto que os comento, queríamos que fueran episodios especiales. Que rompieran y mostraran el compromiso con que empezamos el 6 de septiembre de 2018, sigue intacto.

Así que por ello en la Zona Marvel hablamos sobre los personajes LGTB+ en el mundo de los superhéroes y superheroínas. Junto a Zorzamoth demostramos que empiezan a haber personajes incluyentes y los reivindicamos.

En la Zona Tecno, pasa el otro colaborador del podcast: Manoliicoo RM. Con él hablaremos sobre la profesión de Community Manager. Y el último sello de la Capitana del 2019 se lo entregamos al podcast Tiempos de Radio.

Imagen para el audio de la sección Marvel de mi podcast

Personajes LGTB+ en Marvel y DC

Escucharlo en la web de ivoox
Imagen para el audio de la sección tecnología de mi podcast

Community Manager como profesión

Escucharlo en la web de ivoox

¿Comentarios? No, gracias. La triste realidad

Siempre he intentado comentar todo lo posible para mostrar a los compañeros que se leen / ven / escuchan sus materiales. Es un feedback que me consta que agradecemos un montón y que en momentos duros como bien dice Katty de La Pluma Azul de KATTY: pueden salvar vidas. Y es por eso que la tendencia que estoy experimentando este año me tiene muy triste: el bloqueo de los comentarios.

Casos especiales

Antes de que en los comentarios empiecen las justificaciones: me consta que hay proyectos delicados y que la moderación de comentarios es obligatorio. Al tocar a veces temas que las marcas / empresas están afectadas, ofrecer ciertos datos puede ser información delicada que no es correcto que quede expuesta.

O incluso algunos comentarios que pueden considerarse como calumnias, nos salpique. Y es que aunque lo diga otra persona que no seamos nosotros, al ser los dueños del espacio donde se realizan, nos afecte y nos pueden perseguir legalmente. Eso lo aprendí muy bien en mi etapa de administradora de foros y por eso si tenéis espacios de este estilo: no os toméis esta entrada como ataque. Porque no es el perfil que vengo a compartir.

El miedo a la opinión

Si no que lo que me preocupa es el pavor que muestran muchos compañeros a los comentarios. Me resulta muy triste que algunos compañeros en Twitter tengan que pasar etapas en candado por el ataque constante que reciben. O en los blogs y podcast al mandar un comentario, observar la coletilla que será visible tras la aprobación.

Esto me demuestra que el mundo va muy mal. Porque estas personas no deberían de tener miedo a la opinión de otros. Es más, deberían de estar ansiosos por ver incrementar en sus materiales el feedback con sus lectores / oyentes.

Y la situación es muy preocupante porque estoy empezando a ver personas que directamente bloquean la sección de comentarios. Algo que me parece imperdonable porque los blogs y los podcast lo bonito que han tenido es la creación de comunidad. Para tener un canal unidireccional ya tenemos los medios de toda la vida.

Intereses comerciales

Aunque también hay otro fenómeno que para mí es el peor: nos hemos vendido al consumismo. Y es que son rincones que si han conquistado es por la cercanía y el toque amateur que siempre hemos despertado.

Pero ahora al profesionalizar la actividad, no nos interesan los comentarios negativos. Fue un fenómeno que observé hace unos meses cuando aún estaba en las chicas del globo. En ese perfil se quiso participar en Menéame y hubo algunas personas que no querían ser difundidas en ese espacio. Muchas respondieron bien, pero hubo un caso muy agresivo. Y era precisamente porque al ser una red social peculiar, no quería recibir comentarios críticos al ser un blog profesional.

Y lo siento pero si tenemos un perfil de ese estilo: me parece una incoherencia actuar de esta manera. Porque lo que los lectores buscan de nuestro espacio es veracidad para poder tomar decisiones correctas. Así que si nosotros tenemos una entrada patrocinada o compartimos una experiencia personal, si alguien ha vivido lo contrario o quiere manifestarse, debemos aceptar que aparezcan esos comentarios. Porque no es algo negativo: es positivo para el blogger porque el lector podrá analizar bien la situación y tomar sus propias decisiones.

Los comentarios son positivos

Soy consciente que algunos hacen daño. Incluso puede sorprender lo que voy a decir, pero los que suelen afectar más son los “excelente entrada” o que suelten alguna pregunta que estaba resuelta con la entrada. Porque demuestran que simplemente es un comentario para posicionar el perfil y que no ha interesado nuestro post.

Pero os diré que al menos con los podcast: sirven para posicionar. Con las trampas en descargas o incluso los “me gusta”, en las plataformas que permiten los comentarios veo que los algoritmos de posicionar premian mucho la interacción en los audios.

Así que aunque a nuestro ego le pueda doler, intentemos mirar el lado positivo e incluso esas interacciones no son estériles. Si no que nos ayudan también a nosotros a tener más visibilidad. Con lo que no cerremos la opción de que los seguidores puedan comentarnos.

Simplemente la cuestión es seleccionar si queremos responderlos o mejor dejarlos sin esa acción. Porque recordad: dejar visibles esos comentarios muestran cómo son esas personas al resto de seguidores. Y puede que muchos que estuvieran engañados, se les caiga la venda y les ayudemos a no caer en errores.

5 errores comunes al gestionar cuentas sociales de blogs

Hace ya unos meses que me apetece compartir esta reflexión / opinión sobre cuentas de proyectos grupales. Se podría decir que es un anexo al tema de colaboraciones. Pero me he frenado porque este 2018 he sufrido el fenómeno que mis escritos se dan por aludidas personas por las que no van en absoluto.

Y me lanzan sus pitbulls, me clavan puñales por la espalda o llueven bloqueos. Esta semana tampoco podría hacerlo porque soy consciente que puede ocurrir nuevamente. Pero ya no puedo postergarlo más.

En particular porque al estar cerca del fenómeno blogger, estoy viendo que muchos estáis empezando y si os puedo evitar novatadas que me han tocado vivir, os irá mejor. Este escrito os interesa a todo el que esté empezando a gestionar una cuenta en redes sociales de blogs / webs y tenga en sus planes ampliar la familia. Vamos, tener varios redactores que nutran y ayuden en el mantenimiento de la presencia social del proyecto.

Todo esto es lo que debéis aclarar, compaginar y poner las raíces para evitar disgustos en un futuro.

Las opiniones son grupales. No individuales

Es el punto más lógico pero donde más errores se cometen. Las redes sociales lo que debemos de fomentar es la participación e interacción. Así que los Community Manager además de publicitar y anunciar la actividad o productos que tenga la “marca”, también debemos de intentar entrar en debates para hacer visible la cuenta del proyecto.

Lo más sano es ir lanzando encuestas divertidas, colarte en hashtags que sean tendencia del momento o lo que a mí me gusta más y fomento: revisar la actualidad del campo que pertenezca la cuenta que estemos gestionando. Pero hay otra opción: colarte en polémicas o temas que sabes que la gente leerá. Aunque no tenga nada que ver con la cuenta que administras.

Esto nos sucedió en Bloggerizados al ser una cuenta que llegamos a gestionar muchísimas personas al mismo tiempo (ocho gestores tuvo su Twitter). Cada uno con un pensamiento y forma de ver la vida diferente. Así que cuando alguno se equivocaba y no usaba su cuenta personal o quería entrar en un debate pero no tenía otro Twitter, daba su opinión al respecto. Y es algo muy peligroso porque pude molestar y afectar a otros compañeros.

Porque como pertenecemos a ese proyecto, si la gente lee una opinión firmada bajo un nombre, con toda la razón del mundo nos relacionará y asumirá que estamos a favor de lo que se ha vertido. Así que es importante sentar las bases y no expresar nada que el grupo de gestores no esté de acuerdo.

Y aunque estemos solos en algún momento, siempre deberemos de pensar que si queremos tener compañeros de proyecto no podemos compartir / expresar nada que pueda molestar. Porque aunque seamos el creador, si queremos trabajar en equipo esas cuentas jamás deben tomarse como personales.

Firmar los tweets / publicaciones

Si no estáis de acuerdo con la afirmación del primer punto, la solución para evitar problemas es firmar los tweets (o publicaciones si hablamos de otras redes sociales). Puede ser incluyendo el usuario personal o con las iniciales al final de la publicación.

Este segundo modo de trabajar es muy común en Twitter cuando hay varios Community Manager gestionando un perfil. A veces cuesta saber quién ha estado un día trabajando y publicando. Así que ante escritos delicados se ponen las iniciales del nombre y el primer apellido. Lo podéis haber visto incluyendo el caracter: ^. Con esto en mi caso sería ^VC.

Horarios de publicación

Este es el punto que absolutamente nadie habla y del cuál nacen el 99% de los conflictos al gestionar una cuenta digital conjunta. Siempre veo que se planifica la semana, el día de publicación en la web… pero no fijamos horarios a la hora de entrar y publicar en las redes sociales.

Esto hace que los diferentes gestores entren y publiquen sus entradas a la misma franja horaria. Incluso esos escritos o enlaces que sean los mismos. Algo que a la imagen de la marca hace mucho daño.

Porque lo que demuestra es que no se toma en serio a los usuarios. Les llenamos todo el rato con los mismo materiales. Y puede ocurrir que reciban dos respuestas al mismo tiempo… contradictorias.

Es por eso que veo importante que si hay dos personas (o más) gestionando un mismo perfil, no coincidan al mismo tiempo. Que hablen y se coordinen en momentos / días diferentes gestionando la cuenta.

Unificar estilo de escritura

La marca debería de mostrar siempre una imagen homogénea. Y eso implica que la escritura / imágenes deberían tener una coherencia. No puede ser que un miembro del equipo escriba para destacar las palabras en mayúsculas, y otro en negrita. Que uno ofrezca imágenes con unas tonalidades y tipografías, y el otro sea la antítesis.

O que muestre diferencias en las palabras y forma de redactado. Que uno sea de utilizar un lenguaje no sexista, otro que acentúe el sólo por ser rebelde, pero el otro siga la norma actual que ha dictado la RAE.

Esto que parece una tontería, puede significar una diferencia a la hora de lo que transmitimos al resto. Porque nos hace transmitir valores y un compromiso que si lo cambiamos sin ton ni son, no lo conseguiremos. Es más la imagen que se transmite es de falsedad.

Así que es fundamental cuando empezamos hacer un listado y llegar a un acuerdo del tipo de redactado que realizaremos. Y si no somos capaces de conseguir unificar, recomiendo que se firmen las publicaciones y en vez de hablar como marca, sea a modo individual.

Tener un listado ético y de conducta

No siempre se puede consensuar lo que vamos a expresar en un perfil conjunto. Podemos estar delante de una crisis que debemos de expresarnos para que la bola de mala fama no se haga tan grande, que luego sea imposible subsanar.

Las redes sociales es actualidad y se vive todo aquí y ahora. Así que al no poder estar todo el equipo las 24 horas juntos por si pasa algo hablarlo y actuar, es importante hacer una pequeña guía de cómo debemos de actuar.

Qué líneas rojas no vamos a permitir pasar. Que si aparece un comentario o un episodio que afecta a esta marca, cuál va a ser la postura a tomar. Y como se van a hacer las disculpas. Ya luego si se deben tomar decisiones más profundas entre todos se puede hablar, pero el incendio se apaga y no va a mayores el problema.

Estos son los errores típicos que siempre me he topado. Y que os animo a tenerlos presentes y poner solución. Porque pueden hacer que una bonita iniciativa se ahogue al quemar a las personas por los constantes malos entendidos.

Cómo disfrutar Twitter fuera de las tendencias

Las redes sociales son una ventana al mundo y algunas como Twitter a la actualidad del momento. Pero puede ocurrir que los temas del día no nos gusten nada. ¿Quién no ha vivido que se ha estrenado un programa de televisión o ha empezado una competición deportiva de algo que no le interesa?

Esto es lo que le sucedió mi una gran amiga: Virginia Silence. Es la responsable del blog Virginia Silence – Una mami preocupona y ayer ante la avalancha de tweets sobre el reality que empezó, nos lo manifestó en su cuenta de Twitter.

Virginia Silence Twitter

Y con motivo de la conversación posterior que tuvimos, me he animado a compartir el secreto que ha hecho que los dos años intensos y de mensajes agresivos que eran casi el 100% de las publicaciones que cargaban en mi TL consiguió que no abandonara Twitter.

Las listas de Twitter

Es un recurso que nos acompaña desde siempre pero que observo que muy pocos las utilizan. Incluso he podido constatar que los pocos que se animan a implementarla muchas veces lo hacen de una manera incorrecta. Así que os contaré sus bondades, usos y cómo gestionarlas.

Listas en Twitter

Las listas de esa red social sirven para agrupar diferentes cuentas que queramos seguir. No tenemos que haberle dado al botón de seguimiento para poderlas incluir. Al menos si son cuentas públicas podemos añadirlas. Es un recurso interesante porque si por privacidad de la bandeja de mensajes directos solo aceptamos a las cuentas de amigos y familiares, nos permiten seguir la actividad de otros usuarios.

Listas en Twitter

En la captura que he adjuntado podéis ver que hay una lista con un candado. Eso quiere decir que es una lista privada. Nadie sabrá que lo hemos incluido y nadie cuando revise nuestro perfil, podrá descubrir que hemos creado este recurso.

Las otras que aparecen son públicas. Eso quiere decir que se notifica a las personas cuando se incluyen en ellas y que si revisáis mi cuenta de Twitter, las podréis ver en la pestaña de listas. Incluso si os gusta la selección que he realizado, podéis suscribiros y utilizarlas. Sí, aparecerán en vuestro panel y pestaña de listas.

Crear una lista

Realmente no tienen ningún misterio. En App tenéis que darle al botón que sale a la derecha del título listas. Mientras en ordenador aparecerá un cuadro a la derecha del apartado listas con el botón “Crear una lista nueva”.

Como ejemplo he decidido crear una nueva lista dedicada a la comunidad de Bloguers.net. Nos pide el título, una descripción de la lista y si queremos que sea privada. El siguiente paso es incluir los primeros miembros. En este caso la primera ha sido Virginia. Se lo merecía porque sin ella, no hubiera hecho la iniciativa.

 

Listas en TwitterListas en Twitter

La lista siempre es modificable. Podemos quitar o poner nuevos miembros en cualquier momento. Lo mismo que puede pasar a ser privada si nos lo pensamos mejor o nos hemos equivocado. Tengo la anécdota que una vez me incluyeron en una lista titulada “rivales a hundir” y claro, esa persona tuvo problemas y misteriosamente desapareció al poco tiempo.

Una vez la tengamos configurada, cada vez que accedamos al listado nos aparecerán los tweets de las cuentas que forman parte de ella. Así que si configuramos perfiles que no escriban sobre el tema que queremos evitar, podremos tener un rincón libre y disfrutar de otras actualidades que aunque Twitter no las destaque, están ahí.

Listas en Twitter

Cómo saber en que listas me han incluido

Destaco que son listas públicas. Las privadas como ya he mencionado serán un misterio a no ser que suceda un hecho como el que os he mencionado anteriormente que me sucedió.

Cuando entramos en la sección de listas, tendremos dos pestañas. La que carga por defecto es Suscrito a. Son las listas que hemos creado o las de otros usuarios que hemos decidido seguir. Al lado tenemos la pestaña Miembro de, que es ahí donde nos mostrará todos los listados públicos que nos han incluido.

Listas en Twitter

TweetDeck Launcher

Si utilizamos el ordenador para revisar Twitter, puede que también nos interese utilizar su herramienta TweetDeck. Nos ofrece muchas opciones como programar tweets y gestionar varias cuentas de Twitter al mismo tiempo. Pero además si hemos preparado listas, nos cargan todas de golpe. Es una forma de huir de la TL o las selecciones que nos realice Twitter y de verdad poder disfrutar de los contenidos que nos interesa.

Como es algo complejo de explicar, os pido si os interesa saber en qué consiste y la analice más a fondo, me lo hagáis saber por los comentarios de esta entrada.

Mientras ya sabéis que existen las listas y que son muy útiles para estos periodos donde parece que solo existe un tema para hablar / informarnos. Y si queréis descubrir grandes bloggers, os recomiendo que os suscribáis a la lista que he creado para este escrito: Comunidad Bloguers.

Trata bien a todo el mundo en redes sociales

Porque no sabes quién puede ser el Community Manager que esté gestionando ese perfil. Es curioso que aunque parezca lógico y una verdad que todo el mundo debería tener integrada, no es así. No sé si es que no estamos acostumbrados y por eso nos pasa desapercibido.

En mi corta existencia he vivido muchas veces la situación que alguien se pone hablar y fardar en modo experto de una cuestión que domino más que él. Los que me conocéis de más tiempo, sabéis que la etiqueta experto no me gusta emplearla y por eso no digo que soy experta.

Al principio intentaba crear un debate para exponerle los puntos incorrectos, pero como he visto que son perfiles ególatras y que son incapaces de moverse de su posición, he terminado por asumir un rol pasivo. Es más os diré que es muy beneficioso, pues te ahorras marrones y responsabilidades por ser “tonta”.

Al vivir en primera persona estas experiencias ha hecho que no juzgue a nadie. Porque realmente puedo estar delante de alguien muy diferente a lo que la primera impresión me ha transmitido. Así que trato a todo el mundo con la misma educación y respeto.

Y esta filosofía también la aplico en las redes sociales. Donde es más fácil que nos encontremos estas situaciones.

La falsedad queda patente

Tanto en mi etapa Universo Agapornis como gestionando Bloggerizados he podido constatar la hipocresía humana.

En la primera fue cuando Facebook me obligó a utilizar mi verdadero nombre. Al firmar con él aunque la foto dejaba claro que era la misma persona que está bajo el seudónimo Hedwig Kudo, hubieron muchos que no me relacionaban en los grupos de agapornis.

Así que viví la bonita experiencia de burlas, insultos y todas las faltas de respeto que os podéis imaginar cuando en un hilo compartía mis conocimientos o daba un consejo. Cuando alguien se daba cuenta (o se lo decían) con quién estaban hablando, entonces cambiaba de inmediato la actitud. O si no se daban cuenta y acudían buscando mi consejo en los perfiles de mi libro, se aceptaba sin rechistar y era verdad. Siendo exactamente el mismo comentario.

Mientras en Bloggerizados la constatación ha sido de que en ese perfil recibía una adulación y una servidumbre de una persona que en mi modesto perfil personal de Twitter no se reflejaba. Incluso hablarle le producía asco.

Así que muchas veces para conocer el verdadero fondo de una persona he utilizado esta táctica doble. Y he premiado al que ha mostrado respeto en ambos perfiles.

Una gran responsabilidad

Todo esto ha sucedido mientras he tenido perfiles que no me relacionaban con mis proyectos populares. Desde hace unos meses he decidido que ya es hora que relacionen mi nombre con ellos y la herramienta descrita la he perdido. Pero a cambio noto un poder que me pide tener los pies bien firmes en la tierra.

Porque ahora sucede que como sí es importante contentar a Vanessa Calonge, noto que se me permiten ciertas licencias e incluso adulaciones aunque les caiga fatal. Porque esas personas piensan que si me enfadan pueden perder una plataforma de difusión. Sí, he llegado a notar que alguna persona me trata con miedo.

Y esas actitudes son las que pueden despertar a la bestia que todo ser humano tenemos en nuestro interior. De ahí que ahora no analice al resto, si no que me toca hacer más autocrítica de mis actos.

También esto sucede porque no me conocen realmente. Si lo hicieran, esos miedos no existirían. Pero eso es lo contaré otro día, ya que es desviarse demasiado de la temática de la semana.

Espero que mi humilde experiencia os haya enseñado y analizado que detrás de todo perfil hay una persona como cualquier otra que merece vuestro respeto. Y que vigiléis si sois de tratar de diferente manera los perfiles según sus seguidores porque… os podríais llevar la desagradable sorpresa que habéis hablado con la misma persona. Y le habéis enseñado que vais por la vida con al menos una máscara.

Social Media es más que marketing. ¿o no?

Desde que en 2012 empecé a gestionar las redes sociales de mis proyectos creativos y le cogiera el gusto en particular a Twitter, he querido pertenecer al universo del Social Media. Trabajar de ello me hace especial ilusión y por ello no he parado de llamar a todas las puertas que se me han puesto en mi camino. Debo decir que siempre se me cierran (si en alguna ocasión se ha abierto un poquito).

¿Cuál es el motivo? Que exigen estudios relacionados con el marketing. Un hecho que nunca he entendido y que a medida que pasa el tiempo, veo más surrealista. Y como si las cosas no se hablan no cambian, esta semana le dedico la entrada del blog.

Las redes sociales no te darán ventas

Si tienes una tienda o un producto y quieres empezar la venta en línea, ten claro lo siguiente: las redes sociales no van a proporcionarte ventas. Es erróneo que por difundir, realizar tácticas de posicionamiento en ellas y todas las entradas que vemos habitualmente en las webs del sector lo vayas a conseguir.

Antes que salgan los comentarios lógicos: es cierto que la función de la red social Pinterest es la de e-commerce y si se dedica tiempo sí puedes obtener ventas. Pero debemos tener claro que la utilizan un público muy específico y que los productos que pueden triunfar en ella y aumentar ventas son la moda y accesorios. Fuera de ello tampoco conseguiremos resultados positivos.

Así que… ¿para qué nos sirven las redes sociales?

Visibilizar la marca

Tener un perfil de empresa en las redes sirve para que los usuarios nos conozcan. Con las nuevas tecnologías es habitual investigar las compañías antes de utilizar sus servicios. También podemos utilizarlas para enviar valores y que relacionen la compañía con ciertas iniciativas.

Pero lo importante y lo que realmente sirven las redes para una empresa es…

Atención al cliente

Es una manera cómoda para que los clientes se pongan en contacto. Pero no a nivel comercial, si no para atender dudas o solventar los problemas que puedan suceder. Quizás por el trato agradable a la larga se consiga una venta o visiten el local físico de la empresa si lo tenemos. Pero no es poner y vender inmediatamente.

Perfil del profesional

Por todo lo que he descrito, creo que un perfil de marketing y estadístico es incorrecto. Está bien que el responsable de marketing entienda de redes e incluirlas en la estrategia empresarial. Pero quién gestiona las redes sociales no debería ser obligatoriamente alguien vinculado al departamento.

Si no que debería ser un perfil de atención al cliente. Alguien empático, que le guste interactuar con otras personas y con buenos modales. Si queremos ahorrar un puesto se puede buscar que además tenga un perfil creativo para que realice los grafismos. Aunque no debería ser obligado que esté vinculado al diseño gráfico. E incluso me atrevo a decir que tener una persona específica para el diseño gráfico es más beneficioso que un perfil versátil.

Quizás antiguamente alguien que gestionara las estadísticas era correcto, pero las redes han evolucionado a querer interacción. Incluso programar entradas está dando mal resultado porque los algoritmos premian los materiales que no pasan un proceso automatizado. Así que actualmente el sector de Social Media debe ser más humano que nunca. Debe ser algo más que marketing.

Instagram ya tiene televisión: IGTV. Tiembla YouTube

Ayer se presentaba un día tranquilo. No tenía en mente realizar grandes acciones en mis redes sociales y por tanto iba a ser un día de actividad baja. Pero en mi ronda de notificaciones llegué a Instagramy todo cambió. La culpa fue de un nuevo icono que apareció en la parte superior derecha de la aplicación.

Instagram estrena su televisión

Debo reconocer que este espacio está haciendo muchas mejoras, resultando muy completo para todos los sectores. Pero las últimas a mí personalmente no me aportaban nada. Así que estuve a punto de ignorar esta nueva función, pero la curiosidad me ganó. Bendito momento de cotilleo.

Cuando entré en esta nueva función no puedo describir lo que sentí. ¡Al fin alguien me había escuchado! Llevo tiempo esperando que alguna plataforma se ponga seria en hacer competencia a YouTube. Me niego a creer que el monopolio que tiene desde hace años la compañía de Google con el sector audiovisual siguiera sin ninguna competencia.

Sé que existe Vimeo, pero está más enfocado a la empresa y las funciones gratuitas son limitadas. Por eso era necesario que una plataforma permitiera subir gran cantidad de vídeos de forma gratuita. Y esa plataforma ha sido Instagram con su IGTV.

Instagram estrena su televisión

IGTV. la tele de las redes sociales

YouTube en su proceso de profesionalización ha querido incluir el término televisión en su plataforma. Es por eso que muchos lo ven como el futuro y a las cadenas de televisión tradicionales les piden que evolucionen en este sentido.

No obstante a estas no les termina de gustar. Han preferido crear sus propias plataformas y YouTube les resulta insípida. Para este sector es más atractivo Facebook. En cuando esté bien implementada su plataforma de vídeos y emisiones en directo, veremos si cuaja y terminan de implementarse en redes sociales.

Instagram por estar hermanada con Facebook no va a querer entrar en este terreno, pero si ya pudo con Snapchat… ¿por qué no intentarlo con YouTube? Así que usa sus armas: quiere atraer al creativo de contenidos digitales independiente. Nos da categoría, nos dice que le importamos y que para esta red social, nosotros mismos somos sus estrellas con la etiqueta TV.

Ofrece subir gratuitamente nuestros materiales de duraciones de 15 segundos a 10 minutos (algunas fuentes hablan de hasta una hora si no supera las 3,36 GB). Así que empezamos al fin una etapa de vídeos de buen contenido y a subsanar algunos de los errores habituales de Stories.

Particularmente espero que las cuentas con publicaciones infinitas se sumen a IGTV y empecemos a utilizar Stories para lo que es: contar historias en no más de 15 segundos.

Instagram estrena su televisiónInstagram estrena su televisiónInstagram estrena su televisión

Vídeos en vertical

Cuando hablas con gente que entiende de arte te comentan que las fotos cuadradas o verticales son lo peor. Y verdaderamente tienen razón. El formato horizontal da más profundidad y permite ofrecer más detalles que en los otros encuadres. Esa es una de las defensas de los amantes de YouTube e Incluso a Instagram se le ha querido obligar a pasar por ese aro.

Pero se mantuvo firme con sus Stories al dejar la usabilidad para vertical. Y con IGTV sigue con el pulso: nos deja claro que su nueva plataforma solo permitirá subir vídeos en esa orientación.

Estuve viendo algunas propuestas y es cierto que son vídeos raros y que en horizontal hubieran estado mejor. Pero entiendo que al igual que ocurre con Stories, el creador que quiere atraer es el vlogger de opinión. Y sinceramente este perfil en horizontal solemos tener muchos problemas porque nos sobra un montón de pantalla y nos hace parecer sosos. Al estar en vertical, toda la acción recae en nosotros. Lo que es un acierto.

personaliza la portada del vídeo

Lo que más me ha conquistado de IGTV es que ya permite personalizar las capturas de los vídeos. Consigues huir que la portada del vídeo sea la primera instantánea o un momento aleatorio. Tienes el poder de escoger el momento del vídeo que quieras o subir tu propia imagen.

Instagram estrena su televisión

No puedes editar

Al igual que digo lo bueno, también destaco los puntos que van a tener que pulir en un futuro. Uno de los importantes es que no permita editar el vídeo en ningún sentido. Es la gracia que tiene el modo Stories y los usuarios que utilizamos estas, nos sentimos un poco huérfanos.

Nos obligan por tanto a grabar las escenas que queramos con esos efectos con su otro espacio y luego pasar a un editor independiente para juntar o incluir el resto de efectos. Así que creo que tanto para la música, efectos de sonidos o la opción de editar es una función que a la larga deberían de ofrecernos.

aplicación muy limitada como espectador

Es lo que a mí más me molesta. Tiene unas pestañas para buscar el contenido que aunque puede parecer suficiente, son bastante engorrosas. Más porque cuando accedes al espacio se carga siempre una sección especial para tu usuario y por narices visualiza el primer vídeo de ese apartado.

Así que te guste o no, empieza la emisión y queda en tu pestaña de “vídeos pendientes”. Hasta aquí podría tener un pase, pero… no nos permiten retirar esos materiales de ese apartado. Si es un vídeo de un contacto pues mira, lo aceptas. Pero que hayan cargado un vídeo aleatorio y siga por los siglos de los siglos… es algo que no me gusta. Y espero que sea una de las primeras mejoras que presenten.

Instagram estrena su televisión

Falta de Estadísticas

En IGTV podemos realizar las mismas acciones que si fuera una publicación más de Instagram. Permite comentar, darle me gusta y hasta tiene un enlace asociado que puedes compartir dentro de la plataforma (por ejemplo vía DM). Aunque por el momento cuesta de gestionarlo como creativa.

Particularmente hecho en falta que las estadísticas de visualización e impresiones no estén de forma accesible en el panel de estadísticas. Puedo ver las reproducciones si entro dentro del vídeo, pero los me gusta como ocurre en los vídeos de biografía son una gran incógnita.

Como las redes sociales todo son números sé que será de lo primero que nos arreglarán y quedará subsanado, con lo que no me preocupa tanto como los otros dos puntos ya mencionados.

conclusiones

Por el momento la balanza es más positiva que negativa. Creo que aporta frescura y es una acción que sitúa a Instagram como el gran centro de todo lo audiovisual que nos acompañará en los próximos años. Va a ser un rival muy digno de YouTube que si no juega bien sus cartas, le puede hacer mucho daño. Más si terminan implementando la monetización en Instagram como ya vimos a finales de 2017 las primeras pruebas.

Si echáis de menos mi faceta de vlogger, os animo a visitar mi biografía de esta red social. Publicaré los jueves (si el calor que ha llegado lo permite) en IGTV.

Instagram estrena su televisión

GDPR. ¿Bienvenido?

Aunque el ser humano odia los cambios, es una obviedad que la vida está compuesta por ellos. Nada puede mantenerse estático y es más: de hacerlo termina habiendo un poso podrido que da más problemas que beneficios. Y sin duda este ha sido el caso de internet.

Hemos ido teniendo nuevos mercados que al no estar regulados, la explosión resultante ha sido nefasta. El gran ejemplo que podemos obtener es el escándalo de Facebook con la transmisión de datos personales a la empresa Cambridge Analytica. Pero podemos incluir en el paquete al gran gigante Google y webs más pequeñas que por sus estadísticas han podido llegar al Big Data esos datos.

Siempre he sido consciente de este problema y por eso los que me conocéis de hace años sabéis que mi filosofía es: si quieres que algo sea privado, no lo publiques en internet. No menciono redes sociales porque un blog o aplicaciones de mensajería privada también son fuentes para obtener nuestros datos. Es por ello que nunca han tenido mi simpatía y como persona recelosa de mantener su privacidad, mis publicaciones son neutrales y muy estudiadas.

Pero sí reconozco que estos nuevos sucesos me han hecho reflexionar y por ello actualmente he modificado mi frase a “si no quieres que nadie sepa nada, no lo tengas en un ordenador conectado a la red. Es más: ni lo digas en voz alta si hay smartphones”.

Así que la llegada de una ley como la GDPR en teoría me debería de alegrar… pero no es el caso. Considero que su llegada es tardía, demasiado invasiva y que no solucionará el problema. Estas empresas seguirán realizando esta actividad impasibles y a quién afecta es al que menos culpa tiene. Cuando empecé a leer en los espacios de legalidad digital que se veían afectados los sistemas de suscripción, los formularios de contacto y los comentarios fue alucinante. Y más que sistemas gratuitos como son los de Blogger y WordPress dos semanas antes de la implementación final de esta ley no hubieran adecuado y protegido a sus bloggers.

Ante este hecho nos tocó innovar y tomar decisiones mientras esperábamos a qué llegara la caballería (que fue unos días antes de la implementación de esta ley). En mi caso decidí crear una página de política de privacidad para mis blogs de Blogger y deshabilitar todas las herramientas de analítica de Google. Aquí en WordPress opté por retirar las opciones de suscripción y el formulario tiene una pequeña nota. En sí mi salvación de que no haya ocasionado grandes problemas es que mis proyectos están estructurados como hobby de compartir mi opinión, pero si han habido cuestiones a pulir, no me quiero imaginar en otros proyectos que sí han cuidado y mimado las estadísticas.

El otro gran sector que veremos como evoluciona es el Social Media. Es indiscutible que es la profesión más afectada con este cambio, ya que muchas de sus herramientas para trabajar van a quedar inutilizadas. Una de las pruebas de lo que menciono es la desaparición del índice de influencia más conocido: el KLOUT. Y habrá que ver a partir de ahora como otros servicios como son Google Analytics se adaptan o si por contra, serán una nueva víctima de los cambios.

Hubiera sido mejor regular en el momento de creación y cuando no teníamos estructuras viviendo de este sistema, pero como suele ocurrir con el ser humano: actuamos lento y de forma ineficiente por el miedo que nos da el cambio.

Grabar con… ¿cámara o smartphone?

Como suele ocurrir en estas cuestiones: depende cuál sea nuestro fin. Si queremos una edición de programa de televisión o de cine, entonces será mejor decantarnos por una cámara de gran calidad y capacidad, pues tendremos que utilizar programas de edición de vídeo que aún necesitan ser ejecutados por ordenador.

Pero… ¿y si queremos hacer un vlog o publicaciones para ser distribuidas en redes sociales como Instagram? Puede entonces que el trabajo de bajar el material, editarlo, maquetarlo y renderizarlo para posteriormente subirlo a la red, sea una auténtica pérdida de tiempo. Y es que a día de hoy los terminales móviles tienen muy buenas cámaras y disponemos de apps que realizan un gran trabajo.

Accesorios diversos

Cuando empecé como youtuber, una de las grandes pegas que teníamos para utilizar los smartphones para grabar vídeos era la inexistencia de accesorios. El sonido era un problema recurrente y que te obligaba a tener que editar posteriormente en el ordenador. Otro era la imagen, que al no tener soportes de calidad obligaba a tener que grabar a pulso.

Pero todos estos problemas se han solucionado al haberse convertido en una parte fundamental de nuestras vidas. Actualmente disponemos de trípodes variados, accesorios para estabilizar la imagen (incluso aunque caminemos con el teléfono) y micrófonos que se conecta vía bluetooth.

Apps edición de vídeo

Son sin lugar a dudas el escalón que a día de hoy muchos siguen sin animarse a dar el paso, pero que les invito porque la tecnología avanza a pasos agigantados y el terreno de edición de vídeo no iba a ser menos. En la actualidad podemos editar desde un smartphone con técnica de croma o editar en varias líneas de tiempo.

Si no conocéis los términos: croma es el efecto que sirve para grabar con un fondo de color (suelen ser verdes o azules) y poner en él una imagen. De esta manera podemos hacer que estamos en la playa cuando realmente grabamos en casa u otros efectos más divertidos como puede ser modificar alguna de nuestras prendas de vestir.

Mientras editar en varias líneas de tiempo es una función de los editores más potentes nos ofrecían hasta la fecha. Sirve para poder rotular un vídeo o incluir varias imágenes. Si sois espectadores de algún youtuber, cuando está hablando y hace aparecer como arte de magia una imagen (o varias), es gracias a esta función.

Debo reconocer que es limitado de momento estos efectos y que no permiten mucha personalización (por ejemplo más de tres líneas de tiempo al mismo instante no he podido trabajar vía app) y que donde está más desarrollado y con más opciones son en las versiones de tablet. Para mí es un mal menor y me compensa no tener que pasar por el ordenador a editar porque el 95% de mis vídeos es para las Stories de Instagram y el otro 5% es para la misma red social, pero son vídeos más extenso y que se verán en una publicación de biografía.

Programas edición de vídeo

Conclusiones

Un youtuber si quiere realizar un vídeo extenso (más de cinco minutos) sí será mejor utilizar las viejas mecánicas de cámara de vídeo (o de fotos en modo grabación) y ordenador para realizar y subir su vídeo a la red.

Pero si hablamos de vídeos de corta duración y que su destino son redes sociales como Facebook o Instagram, mi recomendación es invertir en un buen terminal móvil y trabajar exclusivamente con él. La calidad será la misma pero el tiempo que ahorremos en el proceso de producción será muy beneficioso.

Momentos de Twitter

Es una herramienta que ha reinventado la red social Twitter pero sin embargo cuando revisas la actividad de las cuentas y preguntas, no la utilizan. Por ello me he animado a que sea la protagonista de la semana en el blog.

¿Qué son los momentos?

Es una opción que nos ofrece Twitter para agrupar nuestro contenido (o el de otros) y que resulten dinámicos. A mis ojos es la evolución de los hilos para que tengan una visión más vistosa, que nos permite presentar a la comunidad destacando respuestas o comentarios relacionados fácilmente.

El uso que le da la cuenta oficial de la red del pajarito es para agrupar tweets sobre noticias. De esta manera podemos ver qué se cuece en esta red social y los contenidos con más viralidad o que ofrecen información interesante sobre esa cuestión.

Momentos de Twitter

¿Quién puede crear un momento?

Cualquier usuario de Twitter. En el menú desplegable que aparece cuando hacemos clic en nuestra foto de perfil en la opción de App o la pestaña “Momentos” si utilizamos un ordenador, podremos crear uno.

Momentos de Twitter

Si accedeis por aplicación os aparecerá también todos los momentos que hayáis creado hasta la fecha.

Momentos de Twitter

Edición

No sólo podéis crearlos, si no que la opción de edición está disponible en todo momento. De ahí que considere que es una herramienta muy útil. En el caso del ejemplo que os muestro, he decidido que en vez de hacer como otras personas un hilo destacado que recopile los materiales o temáticas que se han en esa cuenta, lo incluyo en un momento. Cada miércoles realizo una reseña de cine y quién me descubra más tarde, tendrá la opción de leer todo lo antiguo.

Momentos de Twitter

Esta edición es sencilla: añadir tweets, reordenarlos y modificar la portada del momento. Así podemos invitar a que sea visualizado destacando el tweet más reciente. O si es una noticia y hay actualizaciones, podemos cambiarle el título en cualquier momento.

Momentos de TwitterMomentos de Twitter

Pegas

He hablado de las bondades, pero es justo destacar sus puntos débiles. El primero que se nota que es reciente y tiene algunas incompatibilidades. Cada vez que hay una actualización de la aplicación de Twitter, tarda unos días en ir bien e incluso hay opciones que debo editar por el ordenador porque la App siempre peta.

El otro handicap a mejorar es que buscar momentos concretos es una opción no disponible. Así que si el creativo en cuestión no ha fijado una publicación con ese momento o tenemos la suerte que en la sección de búsqueda (la pestaña de los Trending Topics) cargue en ese momento, son materiales ocultos.

Pero es innegable el potencial que tiene y por ello os animo a ir probándolo y de esta manera termine siendo un pilar en el contenido de Twitter.

Momentos de Twitter