Maléfica, Novedades Streaming y TV Junio 2020

Este mayo ha sido muy bueno para Marveliana Tecnóloga y esto nos ha motivado para superarnos este junio. Deseamos de corazón estar a la altura de todo el apoyo que hemos recibido.

La primera entrega de este mes es la zona que tenemos dedicada al universo streaming. Sergio Sánchez vuelve con todas las novedades de Netflix y Amazon Prime Video. Y nos cuenta alguna curiosidad más, como el movimiento que está naciendo en Hollywood relacionado con los Oscars.

Jymi se estrena como crítico de televisión. Aprovechamos que muchas cadenas tienen Apps y servicio streaming para incluirlo en este apartado. Nos da la última hora, alguna novedad de junio y lo más destacado que ocurrió el pasado mes.

Y por mi parte, os doy las novedades confirmadas de Disney + y como el mes pasado se estrenó en la plataforma Maléfica: Maestra del mal, doy mi opinión sobre las dos películas.

Maléfica y Novedades TV – Streaming

Escuchar en iVoox

Si acabas de descubrir Marveliana Tecnóloga…

The Clone Wars. Episodio especial para el Star Wars Day del 2021 Marveliana Tecnóloga

Saludos a todos los padawans y seguidores del lado oscuro. Esta semana es muy especial para los integrantes de Marveliana Tecnóloga, y es que este 4 de mayo se ha celebrado el Star Wars Day. Por ello hemos decidido analizar la serie más querida de la franquicia: The Clone Wars. ¿Y por qué es especial para nosotros? Pues por un motivo simple: el episodio que hicimos para celebrar el Star Wars Day, fue el más escuchado de nuestra segunda temporada. Esto hace que para nosotros sea un reto importante y que esperamos estar a la altura. Para conseguirlo, hemos decidido mezclar la actualidad de Star Wars y la nostalgia al analizar The Clone Wars. Por un lado porque en Disney + en esta jornada especial para los fans de la fuerza han estrenado una nueva serie: La remesa mala. Un proyecto que lo protagonizan unos personajes que conocimos precisamente en la serie de animación que tenemos como protagonista. Y por otro porque The Clone Wars es una serie imprescindible para conocer y profundizar en el universo que creó George Lucas. Deseamos que disfrutéis este episodio y como siempre hacemos: recordamos que algunos podéis considerar que contiene spoilers. No contamos nada fundamental ni el final de la serie, pero si sois padawans que os gusta ir con poca información, quizás este audio es mejor que no lo reproduzcáis hasta ver la serie. Para finalizar, si también sois trekkies, os recordamos que tenemos un episodio dedicado a Star Trek: Discovery. Os esperamos en los comentarios o por nuestras cuentas de Twitter e Instagram para debatir. Y estad muy atentos a estas dos cuentas, porque en la segunda quincena de mayo vamos a traer una sorpresa que os puede interesar a todos los creadores y divulgadores de contenidos.
  1. The Clone Wars. Episodio especial para el Star Wars Day del 2021
  2. Análisis Star Trek: Discovery
  3. [SPOILERS] Agentes de SHIELD. Análisis de las últimas temporadas
  4. Conversaciones Con… Mixa
  5. [SPOILER] Érase una vez. Serie de televisión

Así no ayudamos a la cultura

Esta semana se ha celebrado la décima edición de la Fiesta del Cine. Esta iniciativa nació en el momento de más crisis y que el mundo de la cultura estaba en verdadero peligro. Y sirvió para demostrar que la gente no la ignora por desconexión, si no que si le das la oportunidad la consume masivamente. Pero parece que algunos sectores están dejando de tener presente este factor y juegan a volver a poner en peligro a la cultura.

Económicamente no compensa

Por si me leyera algún responsable de sala de cine: sé que los precios reducidos que propone este evento no compensan económicamente. Llenando todas las butacas a ese precio, como mucho se puede aspirar a cubrir los gastos que supone tener en marcha esa sesión. Es por eso que no soy de la corriente que dice que el cine es caro y que siempre debería estar a 2,90€.

Pero es que hablamos de una vez al año ofrecer un precio de este estilo. Y si nos quejamos que hay mucho consumidor de descargas ilegales… luego no lloremos si no somos capaces de sumarnos a esta iniciativa de vez en cuando. Los consumidores han demostrado que si aplicamos unos precios adecuados, prefieren el circuito oficial a este lado clandestino.

Lado social

Pero además de esto creo que estas iniciativas son positivas porque permiten que gente que no puede por circunstancias económicas, se acerquen al cine en esas fechas. Es una manera de conectar con ellos, que disfruten y sean capaces de ver las ventajas que tiene disfrutar las películas en pantalla grande.

Cortar esta conexión e incluso que los peques no puedan conocer esta actividad (porque familiarmente ir a ver una película a una sala de cine es un lujo a día de hoy para muchas familias), es una senda muy peligrosa. Porque volvemos a alejar la cultura de la sociedad y dejarla a un grupo muy reducido de la sociedad. De ahí que no entiendo como bastantes salas de proyección este año no han realizado esta iniciativa.

Falta de respeto

Además que la praxis ha sido lo más ruin posible. No han informado por ninguna vía que este año no habrían esos precios y que iban por libre. En el caso que me afectó a mí era que aplicaban el precio del día del espectador. Y aunque es algo más barato, el enfado lo sigues teniendo. Porque te enteras de la sorpresa en taquilla, habiendo cancelado otros planes para terminar no haciendo nada.

Porque aunque alguno se quede, creo que tenemos que protestar y mostrar nuestro descontento por esta forma de proceder. Más porque si hacemos esfuerzos en pagar durante el resto del año o hemos ido a esta iniciativa con malas películas… para una vez que la cartelera es suculenta no nos merecíamos esto.

Otras iniciativas

Los cines pueden decir que van haciendo especiales, que sortean de vez en cuando proyecciones especiales, sorteos con las compras anticiapadas y bla, bla, bla. Y aunque están bien para atraer al público sibarita y que busca momentos especiales para dar envidia, otros necesitamos otras iniciativas. Más si como una servidora que está escribiendo, su suerte es nula y nunca le toca nada.

De estas las únicas que veo bien son las proyecciones con las escuelas. Ayudan a suplir el déficit que las familias no puedan acercar a los peques al mundo del cine. Así también el cine puede abrir más horas y generar más empleo. Cerrando un círculo de beneficios para todas las partes. Lo demás aunque es curioso, está mal organizado.

Primero porque suelen participar artistas o productoras desconocidas. Con lo que si queremos atraer a nuevos espectadores vamos mal. Ya que suelen ser películas raras, de esas que solo valoran positivamente los críticos cinéfilos de la vieja escuela.

Y si es algo que vale la pena por ser una primera espada: los horarios son horribles. Aún recuerdo con Jurassic World: Fallen Kingdom que el director al ser de mi ciudad, se prestó ha hacer proyecciones con coloquio. El primer handicap que te encontrabas era un precio desbordado. Muchos triplicaban la entrada de fin de semana.

Pero es que además se celebraban entre semana y a unas horas muy tardías. El que empezaba más pronto era a las diez de la noche. Para alguien que solo viva para divertirse mira, pero para el resto que tenemos obligaciones o trabajos: es un esfuerzo titánico. Así que solo te lo planteas si de verdad es una ilusión máxima que compense tanto factor negativo.

Que vuelva la cordura

Y por eso el último párrafo de este escrito es para pedir cordura. ¿Dejar de hacer estas nuevas iniciativas? No digo eso. Pero sí enfocarlas con mejor gusto. Y que no se apueste exclusivamente a ellas porque los que nuestros bolsillos no van holgados, también queremos disfrutar de las salas de cine. Y si no se rectifica: no quiero lloros ni quejas de que la gente consume la cultura por canales alternativos. Porque son ellos quienes han conducido a la sociedad a fomentar esas vías.

En el mundo de la cultura, no todo vale

Los ordenadores e internet nos han dado muchos avances y una evolución a nuestras vidas que no se puede negar. Ha servido para facilitar la edición de libros, audios e incluso programas audiovisuales de entretenimiento. Lo que antes costaba muchos medios y dinero, ahora se puede realizar con tiempo y ganas de compartir grandes momentos.

También nos ha hecho cambiar la forma de comprar al empezar a valorar el formato no físico. A la sociedad de habla hispana le cuesta y es recelosa, pero los números no engañan que se va consiguiendo cambiar la tendencia y que vamos a los números de los usuarios anglosajones.

Y el tercer cambio viene que con los influencers, los diferentes gremios de la cultura están evolucionando teniendo como salvadores este perfil de usuario. Pero… ¿es correcto?

La salvación de la industria musical

Si analizamos y evaluamos en función de la música: sí. Desde que empezaron a poderse comprar canciones sueltas y con un precio mucho menor que el formato físico, un sector que estaba herido de muerte pudo sanar y reflotar. Y en el audiovisual está ocurriendo lo mismo con la aparición de Netflix y HBO.

También esta industria nos enseñó que los creativos ganaban con las nuevas tecnologías porque les hace libres. No es obligatorio fichar por una discográfica para triunfar. O no tienes que ir picando puerta por puerta porque publicando tus creaciones en YouTube y otras plataformas de audio, puedes ganar influencia y ser atractivo para esas empresas.

El talento debe ir antes que la influencia

Pero la enseñanza que nos dio este fenómeno no la hemos analizado bien por los últimos conflictos. Ese éxito de apostar por lo nuevo que llegaba por la vía digital se sustentaba en que era talentoso. Personas que no tenían padrinos famosos para abrirles puertas y que la visibilidad de la red subsanó ese problema.

Pero ahora esto ya no sucede. Incluso en el sector de la música no importa que la persona cante bien. Se apuesta por el físico o lo que esa persona tenga a su alrededor. Aunque los sectores que más abusos se han realizado es en el literario y en el audiovisual.

Siempre ha sido una tradición que los libros más vendidos son de personajes de dudosos méritos. Incluso muchos asumimos que realmente no los han escrito ellos y solo prestan el nombre para atraer más ventas. Con esto no me extraña que las editoriales hayan apostado por el nuevo fenómeno del estilo que son los youtubers. U otro tipo de influencers.

Pero la guinda del pastel es que el mundo del cine esté cayendo en estos errores. Este fin de semana Twitter ardió con una polémica sucedida en el Sitges Film Festival, donde uno de estos nuevos gurús nos deja una situación para analizarla profundamente.

Aunque he visto insultos a su persona, aquí a quién debemos de acudir y pedirle explicaciones es a los responsables del festival. Todos sabemos de que pasta están hechos la mayoría de los youtubers que arrasan. Así que esperar una falta de respeto a la audiencia no debería de extrañarnos. ¿O aquí nadie recuerda la etapa donde se ponía un título o una captura falsa para que la gente pinchara? Es uno de los motivos por los que YouTube castigó y dejó de contar las visualizaciones, dando peso a los minutos de visualización de cada vídeo.

Esto queridos lectores nos pasa porque hemos dejado de valorar el talento y solo nos fijamos en tener a gente que arrastre el fenómeno fan. Y la táctica photocall lo siento pero: no vale para todos los sectores.

No perdamos el foco de lo importante

Si alguno de los que me leéis habéis caído en este engaño u otro similar entiendo el enfado y que lo manifestéis explicándolo en las redes. Pero calmaros y dejad de hacerlo porque estáis cayendo en su juego y ofreciéndoles lo que querían. Gracias a que los mencionáis, siguen acumulando influencia y manteniendo su valor.

Como he dicho unos párrafos arriba: a quién tenemos que exigir que cambien y no entren más en estos juegos es a las compañías. Porque quién ha quedado mal ha sido este festival al demostrar que no revisan lo que va a ser proyectado en su certamen si no va a concurso. Han quitado la posibilidad de visibilizar a un verdadero creador de la industria del cine castigando más la imagen de este sector. Porque es innegable que ahora cuando se escuche que en Sitges se proyectará cierto material, la gente va a dudar y estar recelosa. No sea que vuelva a ser un engaño y pérdida económica.

Centro el ejemplo en el tema de la semana. Pero esto deben tomar buena nota tanto las grandes editoriales como las discográficas. Es un aviso importante para todos que la situación o la reconducimos, o la cultura va a hundirse aún más en el pozo que ya de por si suele estar.

La cultura del anti-spoilers. ¿Sí o no?

Mi infancia tuvo como protagonista a Cinecito y su mítica canción «No me cuentes películas, ven al cine ya…», así que he sido testigo de cómo se ha asentado la cultura de no spoilers en nuestra sociedad. Pero nunca la he entendido ni compartido.

Se argumenta que saber lo que va a ocurrir te destroza la historia, la emoción, que no tiene sentido leer / ver ese producto… cuando no es cierto. Saber que va a suceder (o algunos detalles) puede ayudar a situarte y fijarte en los pequeños detalles. ¿O me vais a negar que un segundo vistazo a una obra no aporta nuevas perspectivas? E incluso algún tramo de la historia no recordabas que sucedía, algún detalle de segundo plano que centrado en la acción principal pasa desapercibido…

Este es uno de los motivos por los que no entiendo esta filosofía. La otra es por ver las películas antes que leer los libros. Me hacen disfrutar más de las películas y al tener una idea de la trama, cuando leo el libro lo disfruto más al estar esperando ciertas escenas favoritas. Y si encima llegan y superan a la adaptación a la gran pantalla por no tener la limitación del tiempo, la emoción es doble.

De este argumento también nace que saber algún detalle te hace disfrutar el triple. El film reciente de Avengers. Infinity War lo he visto sabiendo teorías de la película e incluso habiendo visto y leído detalles del rodaje de la siguiente parte de los superhéroes de Marvel. ¿Me ha hecho no disfrutarlo?

Para nada. La viví, me emocioné y disfruté igual o incluso más. Porque mientras el espectador que la haya visto sin detalles se habrá sorprendido y tendrá muchas dudas de lo que va a venir, a mí me ha dado información para tejer mejor los siguientes acontecimientos y la importancia que van a tener las otras películas que llegaran antes de Avengers 4.

Haber comprado el argumento de no querer saber ningún spoiler es haber caído en la táctica de marketing cultural. Cinecito nos vendió ese mensaje con la idea de obligar a consumir. ¿Quieres saber que pasa? Pues ves al cine y así lo sabrás. E incluso obligaba a un segundo visionado para asentar mejor la trama.

También alimentaba las ansias de consumir ya. ¿Cómo vas a permitir que te destrocen los detalles de una película o libro? ¡Tienes que ir el mismo día del estreno, por favor! Y así recaudaban rápido y a precios altos, antes de que el producto se devalúe y puedas adquirirlo a un precio más asequible.

Volviendo a Infinity War, por mi situación actual no puedo ir los días de los estrenos. Y mucho menos los pases especiales que algunas salas realizan el día antes, como una especie de preestreno. Tengo que ir los días de los espectadores o en esta ocasión esperé a la Fiesta del cine que es aún más económica. Fueron en total quince días después del estreno.

Esto hace que fui a las salas de cine con spoilers en redes sociales pues la gente estaba en pleno hype comentándola sin ningún pudor. Me dio absolutamente igual. Como os he comentado más arriba habían detalles que sabía anteriormente y los nuevos que ofrecían tampoco me quitaron el sueño. Es más algunos los decían de una manera que podían ser mentira, así que ver la película era pura adrenalina por descubrir qué era verdad y que mentira. Por tanto disfruté igual y ahorrándome un dinerito que no va mal.

Con todos los argumentos plasmados, mi reflexión es que damos demasiado poder a los spoilers. No son dañinos y creo que administrados adecuadamente son más aliados que enemigos.