Marveliana Tecnóloga. Marzo 2019

Y al fin tenemos los dos audios disponibles de mi podcast Marveliana Tecnóloga. En esta ocasión cambié el orden de publicación porque llegó a la gran pantalla la primera película de Marvel Studios de este año.

Así que ya sabéis el tema de la zona Marvel: Capitana Marvel. Participa nuevamente como colaborador el gran Zorzamoth. Y en el de tecnología, hablamos sobre las redes sociales para proyectos creativos. Además de presentar un nuevo blog del mes que es la Cantimplora Aventurera. Un gran proyecto que en febrero cumplió dos años.

Imagen para el audio de la sección Marvel de mi podcast

Analizando Capitana Marvel (Con Spoilers)

Escucharlo en la web de ivoox
Imagen para el audio de la sección tecnología de mi podcast

Redes sociales para blogs. Mitos y verdades. Y “Blog del mes”

Escucharlo en la web de ivoox

Hedwig Kudo

2018

Este noviembre las chicas de La Cantimplora Aventurera anunciaron un concurso de realizar una carta a los Reyes Magos y me animaron a que realizara una por aquí. Hecho que descarté porque estoy en una etapa de mi vida que lo material me da absolutamente igual.  Por tanto las peticiones que les tengo que dar son imposibles que estas ilustres personalidades las pudieran realizar.

Casa más con esas listas de propósitos para el año nuevo que muchos realizan para empezar con buen pie. Reconozco que en otros años las he realizado y como me ha dado la sensación que lo he gafado porque el año ha ido totalmente distinto al escrito… es otra práctica que decidí no realizar.

Así que lo que hoy vais a encontrar es un pequeño resumen de lo que ha sido mi 2018. Que al haber pasado ya, se puede analizar.

Cerrando etapas

A finales de 2017 decidí finalizar mi etapa en YouTube y eso hizo que 2018 empezará con cambios. Lo recibí con optimismo y alegría, porque cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.

Pero lo cierto es que el inicio fue complicado. Porque algunas consecuencias de cerrar una puerta no imaginas que vayan a suceder. En mi caso han sido partidas de personas que durante muchos años han sido importantes y que tras realizar el cambio descrito, han decidido apartarme de sus vidas.

Año pasivo

Pero no te hundes porque piensas en ver los resultados de las decisiones. Y aquí viene el otro gran error: pensamos que va a ser inmediato. Cuando realmente hay un periodo de inactividad que puede ahogarte. Esto ha hecho que en esta reflexión para el 2018, el calificativo que gana y que más se ha repetido es el de inmóvil.

Pero mientras otros los hubiera hundido, en mi caso he decidido utilizar este periodo para pensar e innovar. Hecho que me ha permitido conocer el mundo del podcast y empezar Marveliana Tecnóloga. O reconciliarme con una red social que me dio mucho pero en 2016 y 2017 llegó a asquearme: Twitter.

Quedarse con lo bueno

Y es por eso que aunque el grosso del año no es de los mejores, sí considero que es de los mejores de los últimos. Porque lo cierro con buen sabor de boca al haber conectado con muchísimos compañeros gracias a Bloguers.net. Y las colaboraciones del podcast me hacen sentirme de nuevo que formo parte de algo más grande y bonito.

No sé lo que 2019 me espera. Pero sí me gustaría que todos los lectores y oyentes de este último trimestre me acompañéis. Así podrá continuar este fantástico espíritu que he conocido con Las Chicas del Globo y el resto de personitas que este 2018 me ha acercado. Habéis sido lo mejor y lo único importante a destacar en esta última reflexión del año.

Presentando {Pie de Página} Editorial

No quiero cerrar el año sin hablaros de una de las editoriales que más cariño le tengo por conocerla de cerca y desde los inicios ya que uno de los fundadores es el editor de mi libro Universo Agapornis. Un proyecto curioso y que a todos los domadores de letras deberían conocer como mínimo. No me enrollo más y empiezo a hablar sobre {Pie de Página} Editorial.

Un poquito de información

Como deduciréis es una editorial joven. Pero eso no quita que el trabajo que realizan sea estupendo. Cuidan todos los detalles de sus ediciones. Las maquetaciones son fantásticas y con matices. Incluyendo dibujos o detalles que te integran totalmente a la lectura y hace que sea difícil parar.

Y la calidad de sus publicaciones no se quedan atrás. Utilizan papel de calidad y las portadas tienen materiales que hipnotizan. Solo me puedo quitar el sombrero porque demuestran tener las cosas claras y un nivel de calidad para sus obras que es de agradecer.

Tinta roja

Esta es la parte de su catálogo que los distingue y por la que nacieron. Los tres fundadores podemos ver que están relacionados con el mundo de la corrección, de los intérpretes y traducción. Esto hace que tengan una devoción por nuestra lengua y que quieran transmitirla.

Y lo han conseguido con esta serie. Podemos encontrar tanto ensayos como manuales dedicados a explicar los diferentes usos del español. Ya sea escritos por ello o por los profesionales de Cálamo&Cran.

Tinta negra

Su colección Tinta negra es la que conozco de primera mano al ser el apartado que he podido leer. Está dedicada a la narrativa contemporánea y con toques nacionales. Por ejemplo su primera novela fue Ángeles en el laberinto. En ella nos presentan una historia que podríamos denominar quijotesca con los problemas actuales. Crisis, acoso laboral… una crítica a nuestra sociedad muy acertada.

Luego nos sorprendieron con una tierna historia (pero dura al mismo tiempo) que es Los seres infrecuentes. Y este 2018 han publicado El enigma Quijote. Una historia que en breve analizaré en mi cuenta de Instagram pero que si os gusta el género policíaco, adelanto que os encantará.

Web y redes sociales

Si os ha gustado y llamado todo lo que he contado, os animo a visitar su web y sus redes sociales. Podéis encontrarlos en:

Editorial Pie de Página

Marveliana Tecnóloga. Diciembre 2018

Aunque desde la semana pasada están disponibles los dos audios de Marveliana Tecnóloga, he decidido publicar esta entrada hoy. Toca presentar el último programa de 2018, hecho con mucho cariño como el resto. Espero que paséis unas felices fiestas y que participéis en hacer más entretenido y completo el primero del 2019.

Los temas que tratamos en esta ocasión es la maldición de los Oscars con las películas de Marvel y cómo Black Panther podría romper esta tendencia. Y en el de tecnología, doy consejos sobre como gestionar las redes sociales y los blogs en periodo de vacaciones. Además de presentar un nuevo blog del mes que es Presstartcook.

Imagen para el audio de la sección Marvel de mi podcast

Black Panther quiere conquistar los Oscars

Escucharlo en la web de ivoox
Imagen para el audio de la sección tecnología de mi podcast

Blogs en vacaciones y “Blog del mes”

Escucharlo en la web de ivoox

Moderar comentarios. ¿Es censura?

Llevo un par de meses observando que muchos compañeros en Twitter optan por ponerse las cuentas candado. O algunos les ha dado la fiebre de bloquear cualquier persona que decida intervenir en algún tweet creado por esa persona. Y ahora también me he dado cuenta que muchos compañeros bloggers se unen a esta praxis al tener habilitada la opción de moderación. Y este hecho me ha despertado la duda de… ¿estamos aceptando la censura como parte de nuestras vidas?

Víctimas de los bots

Es cierto que cuando se empieza una web parece que los bots se obsesionen y podemos encontrarnos con mensajes SPAM. Particularmente en las webs que se alojan en servidores propios y no en generales como es esta bitácora, es un fenómeno muy recurrente. De ahí que entiendo que algunos compañeros empiecen con el filtro fuerte y luego suavicen.

Pero también es cierto que con otras medidas podemos disminuir este fenómeno. Incluso que no se nos manifieste nunca. Como puede ser que obliguemos a registrar a la persona. Dato importante a tener en cuenta: con la ley que tenemos vigente en la EU de GDPR, es una garantía legal para no tener problemas con ella. Ya que al registrarse en nuestra web (o en WordPress / Google en el caso de las bitácoras gratuitas), implica que el usuario ha dado consentimiento en participar y que los comentarios que realice estén gestionados por nosotros. Cosa que los anónimos o de rellenar campos para escribir nuestros comentarios, no se realiza.

El respeto cibernético

Dicha la faceta técnica y dada una solución (que he aplicado y que puedo decir en primera persona que desde entonces no tengo nada de mensajes de SPAM), ahora entramos en la otra faceta que tenemos para optar por moderar los mensajes: el miedo.

Internet ha creado verdaderos monstruos que opinan sin ningún respeto. Atacan de una forma despiadada y que alguien que ya venga tocado con algún tipo de acoso, es lo último que necesita recibir. Entiendo el miedo y ninguno me tenéis que justificar la praxis porque en alguno de mis tweets con más visibilidad me ocurrió. Y recibí tales burlas que me hicieron plantearme no seguir compartiendo publicaciones de ese estilo. Aunque también me podría haber dado por poner el candado o bloquear.

Y pienso que es una opción que no debería ocurrir porque el respeto debería estar siempre. Podemos hablar y opinar de absolutamente todo, pero utilizando fórmulas que no dañen ni hiera a los que participen en el debate.

Egocéntricos

Pero hay otro perfil que es al que le quiero poner el foco. Y por el cuál me he animado a escribir esta entrada: el que se lleva todo al terreno personal. Todo lo que digamos se lo tomará como un ataque. Y que le estamos poniendo en tela de juicio. He llegado a ver que bloquean por comentarios positivos, de ahí que reconozco que estoy preocupada si lo extienden como la norma.

Porque estos casos sí estamos ante una censura. E incluso una manipulación porque la imagen que transmitimos al no permitir críticas es muy diferente. Y que puede generar problemas para quién decida confiar en esa persona porque solo tiene comentarios positivos. Os diré por experiencia que esos perfiles que no se vea una voz discordante o planteamientos diferentes huyáis. Porque no es de fiar y puede tener sorpresas muy desagradables.

Y es por eso que ante tener una actitud burbuja o tener un canal de linchamiento, prefiero el segundo. Permitir que la gente critique (aunque sea agresivamente) nos beneficia. Porque al resto de personas que nos sigan podrán ver las actitudes en general y poderse crear su propia opinión.

Otra cosa es alimentar esos perfiles entrando en su juego, que es lo que debemos de evitar y trabajar. Ya sea si somos fuertes de contestar de forma divertida y educadamente, o ignorándolo y no contestando. Puedo prometer que en el segundo mensaje ignorado, se irán por donde han llegado.

De momento no hablaría a nivel general de censura y sería este último perfil. Pero no permitamos que la anécdota termine siendo la norma. Utilicemos las herramientas de forma sabia a partir de ahora.

Cómo funciona el mundo literario

Como mi cuenta de Twitter se está llenando de actividad literaria, esta semana me apetece tratar una de las cuestiones que en este mundo más materialista importa: la parte económica. Me inspiró una charla que tuve con Chabi Angulo sobre el tema.

¿Cuánto cuesta publicar una obra?

La gran pregunta y como todas las dudas de este estilo: no hay una respuesta única. Podemos revisar miles de textos que nos darán cifras muy dispares. Y no tienen que ser incorrectas. Si no que será en función de la experiencia o de lo que se dedique la persona que estemos leyendo.

Hace ya unos meses os comenté los diferentes tipos de publicación que existen. Como ya está explicado no voy a volver a exponerlos, si no que os invito a revisar esa entrada si os la perdisteis. Pero lo rescato porque en función del que escojamos, nos costará más o menos.

Si nos publica una editorial, el coste de que salga a la venta esa obra será nulo para nuestra parte. ¿Pega? Que según el contrato, los beneficios serán muy pocos (la media para un autor que no sea best seller, es el 10% del PVP de cada ejemplar). Tampoco nos permitirán escoger y tomar decisiones en maquetación e imprenta. Con lo que podemos tener un resultado final que no nos guste. El otro gran factor y que está relacionado con este escrito es el tiempo que tardan en la liquidación. No sufráis que lo expondré más adelante.

Mientras que si autopublicamos o autoeditamos, los costes recaen en gran medida a nuestro bolsillo. La fórmula más costosa en economía es la autopublicación, ya que contratas a una empresa para que realice todo el proceso hasta que la obra llega al lector. Hay “editoriales” que trabajan con planes como las primeras descritas y que puede ocurrir que no tengas que desembolsar ningún euro. Pero lo normal y si queréis una publicación aceptable, es que todo el proceso se acerque a los 2.000 €. Si observáis algún crowdfunding que se acerca a los 3.000 € o se sobrepasa, puede que estemos hablando de ediciones más cuidadas como tapa dura, sobrecubiertas y que incluya ilustraciones. Los 2.000 € son para publicaciones en blanco y negro.

Autoeditar es que todo el proceso lo realiza el autor, con lo que es un gasto de tiempo y no material. Como mucho si se quiere publicar en papel, nos tocará contratar el servicio de la imprenta, que suelen ser 500 – 800 €.

Si además queremos el servicio de un corrector aumenta un poco más. Es un gasto que recomiendo incluso a la persona que mande manuscritos a editoriales, ya que puede ser la diferencia entre que lo rechacen o sean aceptados. Trabajan por palabras y caracteres con lo que no es algo fijo, pero el mínimo de un buen profesional de ese sector son 300 €. El que se ofrezca por 100 € o incluso menos, honestamente lo descartaría.

Liquidación

Aunque Universo Agapornis entra en la categoría de obra autopublicada, lo cierto es que es un híbrido de las tres opciones. De ahí que os pueda hablar del fascinante mundo de la liquidación.

Es otra de esas cuestiones que nadie os podrá dar una respuesta mágica. Depende de lo que firmáis y la filosofía de la editorial. Lo habitual es que los ejemplares que tengan distribución tradicional (empresa de logística que envía a las librerías las obras) las liquidaciones de estas empresas con la editorial se realicen cada tres meses. Con lo que hay opción que si sois un autor que interese tener contento, tengáis noticias en ese periodo. Pero estos casos son unicornios.

Lo habitual es que las liquidaciones se realicen anualmente y en las empresas de autopublicación si tenéis la opción de pedidos bajo demanda o que vendan tu obra directamente en la web de la empresa literaria, es que se acerquen a los dos años. En mi caso las realizan al año y medio.

Y otro punto: tienes que hacer acto de fe. No hay manera de poder comprobar que las ventas que te describen se hayan realizado. Tienes que confiar en los números que te da la empresa. Puedes hacer como yo que los envíos internacionales al llevarlos ellos o en Amazon, tengo una idea cuando alguien me escribe interesándose en mi obra. O los que finalmente me envían una foto con el ejemplar. Pero si han habido compradores silenciosos es un dato que no podemos saber ni exigir que se demuestre. Al menos en la legislación española.

Porcentajes del POD

Es la modalidad de imprimir bajo demanda (Print on Demand) y que como he comentado en el anterior apartado, la gran mayoría de empresas dedicadas a autopublicar nos ofrecen. Por ejemplo todos los ejemplares que compráis en las webs de estas “editoriales” se realizan con este sistema. Lo compras, envían la orden a su imprenta (o alguna de tu país si es extranjero) y te lo mandan.

Lo habitual es que el porcentaje sea del 40%. Pero si entra una distribuidora o es una venta que se realiza a través de Amazon, puede descender al 10%. Tiene también una liquidación y tiene las normativas ya descritas. Pero si tienes suerte de que la gente lo compre por la web de la empresa, puedes sacar más beneficio que en una editorial tradicional.

Juan Palomo

Para los ejemplares de autopublicación que distribuimos directamente los autores o los autoeditados: somos Juan Palomo. Nosotros lo cocinamos, nosotros nos lo comemos. Realmente en números económicos compensa porque es la opción que el autor realmente puede ver un beneficio económico.

Puedes pactar con las librerías (o tiendas del sector si no es una novela / cuento / poesía) los porcentajes. Además de poder poner a la venta tú mismo en los medios digitales. Este segundo punto no obstante debo decir que al menos el público hispanohablante no está preparado, con lo que si como fue mi caso debéis de centrar el esfuerzo en la venta online, os diría de realizar una única edición de como tope 100 ejemplares. Esto permite sufragar los gastos y que no sea una experiencia donde perdamos dinero.

Y aunque haya tentaciones de hacer una segunda: no lo hagáis. Es cierto que es cuando se empieza a ganar dinero, pero la avaricia puede romper el saco. Es lo que me ocurrió a mí y entre que las tiendas físicas ya no dan más y los españoles aún somos recelosos con la compra en línea (fuera de los gigantes), ha terminado siendo una segunda edición maldita. Deseando que salga en algún momento y mantener simplemente la obra en el terreno del POD.

Amazon

Finalizando el último bloque: el gigante Amazon. Todo lo que leáis son bondades y si hace unos años nos empujaban a autopublicar nuestras obras, la nueva moda es que nos lancemos a ser autores Amazon.

Aunque es cierto que tiene un tráfico interesante y que por ser un grande la gente no desconfía de comprar en él, creo que es justo hablar de los puntos negativos. El principal si estáis pensando en autoeditar en su plataforma es que debéis tener claro que os exigirán exclusividad.

Pero no solo bajo contrato de exclusividad, si no que no hay opción a otros medios porque esa obra carecerá de ISBN ni depósito legal. Dos figuras imprescindibles para poder vender en librerías y tiendas en España. Recibimos un código propio creado por la compañía, cayendo en su trampa de entrar en ellos y no poder escapar.

Haciendo que por ejemplo obras que empezaron en una editorial pequeña y posteriormente fueran vendidas a una mayor, no tengan esa opción. En la autopublicación y autoedición tenemos esa opción y podemos ver como un libro de un desconocido finalmente lo publica una gran editorial. En los primeros suele haber una exclusividad de dos años. En la autoedición al ser 100% tuyo, puede ocurrir en cualquier momento.

Es un hecho que aunque parezca una tontería, es una puerta que personalmente no me gusta cerrar. Primero porque como ya he manifestado, utilizar 100% un soporte digital nos cierra puertas.

En mi cuenta de Twitter veo muchos de estos autores de Amazon desesperados. Ofreciendo su obra con la coletilla de gratis pensando que todo el mundo utiliza el modo prime. U otros sistemas relacionados con el libro electrónico y que al ser obras para Amazon, los lectores tenemos a disposición en la cuota mensual. Y veo como los grupos SPAM que forman, tienen siempre el mismo resultado: el silencio. Incluso al interesarles que hayan reseñas y movimiento, no lo consiguen. Y ojo porque muchos son grandes libros.

También estos autores ofrecen los libro en digital y los blogs de reseñas vemos como muchas veces los rechazan. Porque aunque nos quieran vender lo contrario, aún leer en libro electrónico, ordenador o tableta digital nos cuesta. Incluso es llamativo observar que los sitios que no rechazan estas lecturas, tardan el doble de presentar esas obras que las que disponen en papel.

Y es por esto que quiero dejar claro: publicar en Amazon no es la solución ni la panacea de ser visible. Es una vía más que nos da la tecnología en la evolución, pero tal como ocurre en las redes sociales: la cercanía es el fuerte. Es por eso que da más resultados buscar círculos de escritura cerca nuestro, participar en actos, pasar y conocer a los dueños de las librerías… que apostarlo todo a la venta en línea.

Artículo 13. La nueva pesadilla

Este verano ya os hablé de este temido enemigo que la EU está preparando para cambiar internet. Fue la primera fase y por la presión que realizó Wikipedia, la cámara parlamentaria europea decidió frenar y no aprobar la nueva ley de derechos de autor que tiene planteada. Como conseguimos este resultado nos dormimos y en septiembre nos dieron el disgusto que pasó desapercibida y fue aceptada.

Aún por suerte hay solución y es que en enero es cuando realmente debe ser votada definitivamente. Y al ver las orejas al lobo nuevamente, las empresas más afectadas esta vez sí han decidido ejercer su poder mediático y remover las redes con la campaña #SaveYourInternet.

Ha saltado el menos indicado

Mientras que la queja de Wikipedia la entiendo y en su momento me solidaricé (aunque como creadora y autora de un libro pueda chocar la postura pues es una medida que blinda algunas de mis creaciones), en esta ocasión que la voz cantante sea Google… no me termina de convencer.

YouTube es precisamente el culpable de tener este lodo. Ha tratado de una manera muy mezquina a sus creadores. Particularmente las ganancias con el sector musical deja mucho que desear. Con este dato, entenderéis cómo grandes músicos como Paul Mccartney, quieren que esta normativa salga adelante.

De ahí que la semana pasada ver el sitio que ha habilitado la compañía y cómo está lanzando a sus tan maltratados youtubers, no me ha gustado absolutamente nada. Jugar a darle miedo a un colectivo que humillas y que nunca le has dado el sitio es sucio.

Quieren transmitirnos que desaparecerá YouTube cuando no es cierto. Si sois consumidores de la plataforma, habréis visto que han implementando la zona de pago. Pues de aceptarse esta norma, nos encontraríamos que YouTube pasaría a ser un Netflix. Y que para ver a los youtubers, habría que suscribirse en modalidades de pago.

Es obvio que terminaría la modalidad gratuita y que desaparecería este sistema de entretenimiento masivo. Pero no moriría e incluso abriría una etapa en que podría tratar mejor a sus creativos.

¿Me afecta en mi blog?

Esta es la duda que ayer mismo estuve tratando con Angy de Perdida en mis mundos. Si nos leemos la modificación que hicieron con la negativa del verano, han incluido en el tan odiado artículo 13 la coletilla de grandes espacios. Esto significa que son webs como YouTube, Wikipedia y las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram…). Pero en teoría pequeñas webs y blogs no deberían verse afectados.

Ahora bien: ¿entendemos Blogger y WordPress como gran web? Entonces aunque mi bitácora sea modesta, por estar alojada en el apartado gratuito sí se vería afectada. Siendo solo el .org de WordPress libre.

Los expertos no se ponen de acuerdo y aunque algunos quieren calmar a la opinión pública asegurando que no se está censurando ni cortando la libertad, mi opinión es ser cauto y pensar que nos afecta igual que a la Wikipedia.

Mi postura

Y por eso aunque he sido crítica y sigo considerando que la pataleta de Google es muy cínica, por una vez pido lo mismo que ellos: que se reconsidere y se suavice (o matice) el artículo 13.

Porque quiero que vuestros infantes (y los míos si en algún momento tengo), puedan conocer los memes y los gif de las redes sociales. Y quiero que en sus trabajos o cotilleos, puedan acceder a un espacio como es la Wikipedia. O poder publicar sin miedo a que los textos / imágenes / audios sean censurados. Deseo mantenerme en el siglo XXI y no volver a la Edad Media.

Hedwig Kudo

Liebster Awards

Hace un tiempo me otorgaron el Blogger Recognition Award y ahora es el Liebster Awards. Es de las iniciativas para apoyar bloggers nóveles más populares. E incluso ha traspasado a YouTube. Y por eso en mis proyectos anteriores ya lo recibí.

Pero como estamos en una nueva etapa, alegra ver que entre los bloggers que tengo el placer de interactuar cada día, pensáis en mi persona cuando os llegan iniciativas de este estilo. Y por eso agradezco a Kayl Darkness de La cueva de Zeguir su nominación.

¿En qué consiste este premio?

  • Responder a las preguntas que te formula quien te ha nominado.
  • Formular un total de 11 preguntas. Para que lo respondan otros bloggers.
  • Nombrar a una serie de blogs con menos de 200 seguidores. Debes contactar y notificarlo.

Las preguntas que me formula Kayl

1- ¿Qué libro fue el primero que leíste, o te leyeron?

El primero que me leyeron no lo sé. Pero del que tengo conciencia es uno que contenía 365 cuentos. Uno para ser contado cada día del año.

2- ¿Qué género es tu favorito? ¿Y cuál es el que menos?

Me encanta la fantasía y la ciencia ficción. El que menos empatizo es el de romántica. En especial cuando son historias empalagosas.

3- Si pudieras ser el protagonista de una saga. ¿Cuál sería?

Difícil porque normalmente me gustan más los personajes secundarios que los protagonistas. En masculino me quedaría con Sam del Señor de los anillos. Y de femenino estaría entre Katniss Everdeen de Los juegos del hambre. O Tris de Divergente.

4- ¿Cuál ha sido el libro que más caro te ha costado?

No es literario, si no un manual dedicado a los loros. Me costó 80 € y se titula Manual técnico de Dietología de papagayos. Y es de Angel Nuevo.

5- ¿Qué debe tener un buen personaje para que te guste?

Pues la verdad que tiene que tener muy poco. Lo único que le pido es tener una conexión y empatizar con lo que piensa y sus actos. Si por contra es impulsivo sin tener ninguna razón, es cuando me termina cayendo fatal.

6- ¿Qué odias en un antagonista, y qué adoras?

Sin querer lo he medio respondido por arriba. Tiene que tener motivos para que entienda su actitud y la rivalidad. Así que odio cuando el autor/a nos lo pinta como un malo simplemente. Y adoro cuando terminan siendo hasta los buenos de la historia.

7- ¿Cuál es tu autor o autora favorito?

Aquí voy a quedar fatal porque no tengo ningún autor/a favorito/a. El tema es que no soy de fanatizar a una persona y consumir sus productos por ser él. Si no que me muevo por la historia que ofrece.

De esta manera por ejemplo de J. K. Rowling tengo Harry Potter, pero sus historias como Robert Galbraith o lo que ha ofrecido posteriormente de la saga original del niño mago, no lo he consumido. O con Arthur Conan Doyle tengo alguna de sus historias de Sherlock Holmes, pero no absolutamente todas. Y paro con este par de ejemplos que ilustran lo que quiero transmitir.

8- Si tuvieras que salir de casa rapidísimo para no volver, ¿qué título te llevarías?

La obra de mi vida y que tengo claro que me sería difícil desprender es el tebeo japonés Naruto, de Masashi Kishimoto. Así que sería el primer ejemplar del ninja más gamberro, pero con un corazón de oro.

9- ¿Qué saga te gustaría ver en serie o película?

Soy de la costumbre que prefiero ver la película o la serie antes que leer el libro. Como tienen que obviar muchos elementos pierden y normalmente cuando he leído primero el libro, luego me decepciona muchísimo el resultado audiovisual. Con lo que si ya lo he leído, suelo rezar para que nunca haga el paso del papel a la pantalla.

10- ¿Qué autor o autora no aguantas?

No aguantar no creo que sea el término, ya que al no seguir a fondo a los autores, no termino de tener la conexión para conocerlos a fondo y que produzcan esa sensación en mi persona.

Esta respuesta la respondería mejor con el término decepcionar. Y es que hay actitudes de J. K. Rowling hacía los fans que no me han gustado. O con Arturo Pérez-Reverte hay veces que me conquistan sus declaraciones. Y otras que patina mucho y que por ello sufro la decepción mencionada.

11- ¿Qué novela o saga gusta a los demás y a ti no?

Aquí sí que no dudo: Memorias de Idhún. De la autora Laura Gallego. Es una saga que veo devoción en mi quinta de lectores, pero que a mí me decepcionó muchísimo. Incluso la terminé de leer por ser cabezota, porque hubieron momento que se me atragantó pero bien.

Mis preguntas

  1. ¿Qué piensas de la experiencia de ser blogger?
  2. ¿Cuáles son los objetivos que has fijado para tu blog?
  3. ¿Piensas que ser blogger es una moda? ¿O una forma de ser?
  4. ¿Has realizado alguna colaboración con alguna empresa / editorial /autor? ¿Cuál ha sido la experiencia?
  5. ¿Te gusta leer? De responder afirmativamente, di cuál ha sido tu última lectura.
  6. Prefieres las historias con final feliz o… ¿triste?
  7. Cuál es la serie y / o libro favorita de tu infancia.
  8. Cita célebre con la que te identificas.
  9. Si tuvieras que definir tu vida con un plato de comida. ¿Qué sería?
  10. Si tu smartphone solo pudiera instalar una App de red social. ¿Cuál escogerías? 
  11. Qué recomendarías a alguien que quiera empezar con esta bonita afición de los blogs.

Mis nominados

Sois todos los que leáis esta entrada y cumpláis el requisito de no tener más de 200 seguidores en vuestro blog. Lo hago así porque casi todas las personas que conozco ya han sido nominadas.

Así que si os apetece responder esta ristra de preguntas, estaré encantada de leer vuestras respuestas. Y para que el resto también las conozcan, ¡os animo a compartir el enlace en los comentarios!

Liebster Awards

Soy una persona. No una Barbie

Llevamos unos años que el activismo feminista es más visible. Y este hecho ha conseguido que muchos problemas / injusticias se empiecen a poner solución. Pero no nos podemos dormir o reducirlo a salir y hacer actos el ocho de marzo. Y por eso, me he sentado a escribir las líneas de la semana.

Como ya manifesté anteriormente, este mes de noviembre lo estoy dedicando a hacer entradas más personales para que me conozcáis mejor. Y si sirve para que nos replanteemos pero sobretodo cambiemos algunas dinámicas, mucho mejor.

Porque aunque hemos hecho avances, lo cierto es que las mujeres aún nos enfrentamos a un juicio moral (o etiquetado según se mire) que nuestros compañeros apenas reciben. Haciendo que estemos en desventaja como ya comenté en otra ocasión a la hora de conseguir oportunidades laborales, o el tema que hoy me gustaría tratar: nuestro físico.

Aparentemente, somos libres

Posiblemente muchas me digáis que sí tenemos libertad en escoger e ir como queramos. Y no os quitaré la razón que no hay nadie que entre en nuestras casas y que nos saque para tener que depilarnos, tener ciertos peinados o vestir cierto tipo de ropa. Pero es que esta obligación tiene un nivel social. Y rebelarte tiene unas consecuencias que no todas nos podemos permitir.

No os quiero aburrir, así que para el tema de depilación os animo a visitar el escrito que hizo Virginia Silence. Y para el de la ropa, mi confesión en el primer programa de Marveliana Tecnóloga de cuál fue la razón por la que decidí dejar de ser youtuber. Hoy me centraré en un elemento más simple, pero que me ha demostrado que es por el que más nos juzgan: nuestros peinados.

Foto mía

Corte de pelo corto

Desde que tengo uso de razón, he odiado llevar el pelo largo. Pide un mantenimiento y acarrea unas molestia de las cuales no me gusta tener que sufrir. Y si encima recibes por parte de tus compañeros acoso escolar y una de las actividades que disfrutan es engancharte chicles o cogerte del cabello y tirar de ellos, os aseguro que incrementa la tirria.

Así que imaginaréis la alegría que tuve la primera vez que pude convencer a mi peluquero que quitara centímetros de mi cuero cabelludo. Cada vez que iba y conseguía que fuera más corto (fue progresivo) me iba sintiendo más libre. Como que huía de la obsesión que tiene la sociedad en que todas seamos Barbies.

Y como empecé mi etapa youtuber en el momento que llevé peinados con el cabello muy corto, pude observar las primeras etiquetas y evidencias.

Eres un chico

Todo el mundo me trataba como si fuera un chico. Al principio ni dudaban y aunque en los vídeos me refería en femenino a mi persona, seguían. Hecho que me demostró lo que la gente presta atención a los vídeos y me desilusionara con la plataforma. Porque al final casi que era poner un título, un vídeo de segundos y que preguntaran directamente. Total, solo querían que sus dudas fueran resueltas y no escucharme.

Vale, me centro. Esas personas opté por no corregirlas y listo. Total todos somos personas y da igual el género que seamos (o la identidad que tengamos). Luego cuando cambié el plano y era más conocida, evolucioné a machirula. Y con ello…

Eres lesbiana

Así, sin más. Bueno realmente el término fue bollera. Pero lo dejo como más bonito como título de este bloque. Nunca me he manifestado ni pronunciado al respecto. Pero oye, por tener el cabello corto por fuerza tenía que ser eso.

Y es curioso que pensando y analizando la entrada, me he dado cuenta que este fue también el factor que mi último rollo se quedara en eso. Había conocido a un chico y llevaba media melena. Fue decidir dar mi primer corte importante y el interés por su parte desapareció. Incluso os digo que durante muchos años pasé desapercibida por la gran mayoría de la población masculina. Siendo una privilegiada de no tener que aguantar ciertas actitudes en privado de los sujetos que envían fotos desagradables. Porque para la sociedad era homosexual.

Vanessa Calonge es Hedwig Kudo

Vuelta al pelo largo

Tras la publicación de mi libro Universo Agapornis terminé de ver que YouTube no era mi espacio y por circunstancias de la vida, tenía que conseguir algún trabajo estable (con seis meses, para mí ya entra en esta categoría en los tiempos actuales). Y tras pasar por la garantía juvenil de la ciudad y que me dejaran caer que por el look capilar como no tuviera opción a dedazos, que me olvidara… empecé a volver a dejármelo largo.

¿Y sabéis cuál ha sido el resultado? Exactamente, lo opuesto a lo descrito. Ahora todo el mundo da por hecho que soy una chica. Para los tíos vuelvo a ser objetivo. Vamos, vuelvo a tener la etiqueta de hetero (sin nuevamente, haberme manifestado en que parcela de la identidad sexual me identifico). Y… ¡no paro de recibir mensajes desagradables en Instagram! Twitter no comparte este privilegio ya que tengo restringido la recepción de mensajería privada desde siempre.

En el tema laboral, me llaman y paso siempre hasta la entrevista final. E incluso en alguna ocasión he terminado contratada. ¿Qué cosas, no? Si sigo siendo la misma y el currículum que aporto solo ha cambiado una cosa: la foto.

Aunque lo que más me ha molestado ha sido a nivel amistad. Solo eran cuatro los que cuando actualizaba la foto del perfil en mis redes sociales, escribían algún piropo. La primera foto con peinado largo, quemó las notificaciones. Como imaginaréis, mi percepción cambio mucho. Casi todos pasaron a ser contactos / conocidos y los cuatro gatos que siempre me han valorado por lo que soy realmente, son los que mantengo en mi corazón con la palabra amistad.

Mi decisión

Lo reconozco sin rodeos: fui débil y me sometí a los valores de la sociedad. Más que por ser aceptada, porque aún no he conseguido emprender y dependo de trabajar para otros. En esto no soy ejemplo de nada. He fracasado.

Pero sí mantengo mi guerra particular de no querer ser una Barbie. Sigo teniendo carácter, digo lo que pienso y no me dejo doblegar en la parcela que me pertenece: la personal. Ahí la jefa soy yo y nadie me manda. Y si lo estabais pensando hacer, ya sabéis donde esta la puerta.

Marveliana Tecnóloga. Noviembre 2018

Ha tocado trabajar contra corriente porque la última hora de Marvel era demasiado importante para no hablar de ella. Pero ya tenéis disponibles los dos audios de mi podcast Marveliana Tecnóloga. Que como novedad tenemos las primeras colaboraciones. Gracias una vez más a Manoliicoo y Zorzamoth por animarse a grabar. Y a Vemez por pasarme noticias y dar ideas para mejorar el podcast.

Os informo también que he decidido no seguir publicando en SoundCloud. Es una plataforma que me gusta pero al no poder asumir su plan PRO, los audios de noviembre van a ser los últimos. Pero en iTunes seguirá disponible y podéis acceder a su enlace en la sección habilitada del blog.

Imagen para el audio de la sección Marvel de mi podcast

Recordando el legado de Stan Lee

Escucharlo en la web de ivoox
Imagen para el audio de la sección tecnología de mi podcast

Las consolas de mi vida

Escucharlo en la web de ivoox