¿Valoramos lo que tenemos cerca?

Muy buenas gente chachi. En 2011 cuando decidí implicarme y volver a tener proyectos digitales, me encontré con un handicap muy negativo: la incomprensión en casa. En esos momentos aunque dolía podía entenderlo, pero viendo el avance de los tiempos y cómo los sectores de internet que he tocado desde entonces han cogido fuerza y son pilares importantes, me sorprende ver el desprecio que algunos de vosotros aún recibís de vuestro entorno. O que no se admita que quizás esas conductas de aquel momento no fueron las adecuadas.

¿Cómo va a ser un hobby?

En ese año, empecé a nivel hobby. Me apetecía reencontrarme con los blogs y recuperar la comunidad que tanto me había dado unos años antes. Concretamente en 2006 y 2007 fue un momento dulce, donde hasta incluso tuve propuestas para ser redactora en medios de cultura japonesa o colaborar en programas de radio.

Pero claro, es una actividad que consume mucho tiempo. Por un lado informándote o consumiendo los materiales que vas a analizar en tu rincón digital. Y por otro, creándolo, promocionándolo y dando respuesta a las conversaciones que se crean con las personas que deciden pasar y conocer tu punto de vista. Y esto es algo incomprendido, haciendo que sea de los aspectos que hagan que los proyectos en estos lugares sean cortos y fugaces. Ya que la presión que se debe aguantar desgasta mucho.

Incrementándose en los materiales de audio o de vídeo. Pues es habitual que no se entienda que hay que tener momentos de silencio o simplemente, que durante unas horas no estás disponible porque andas en el momento creativo. Es un hecho que en serio: todo el que no viva solo y escriba o cree contenidos, tiene mi admiración infinita. Ya que os reconozco que soy menos productiva en la escritura o en los podcast no porque no tenga ideas, si no porque conseguir el momento de tranquilidad y para mi es una asignatura pendiente.

Los nuevos tiempos…

Pero parece que estas situaciones deberían de haberse limado. Con los momentos de encierro y consumir más elementos digitales que nunca, muchos de estos perfiles han visto la ventaja de los youtubers, streamers, instagramers o incluso han vuelto a recordar la función que realizan los blogs.

No obstante, veo que aún menospreciar a lo que tenemos cerca sigue siendo la tónica. Y es que me llama la atención que estas personas que han descubierto estas nuevas fórmulas de comunicación y que han dejado de lado lo tradicional (televisión y radio), aún generan conflictos a las personas creativas de su entorno.

En mi caso

Por si alguno de vosotros cree que es un desahogo por mi parte, quiero aclarar que no es el motivo de que actualmente por aquí no esté publicando. Y que mi actividad de los podcast esté parada. Como os indiqué en junio, me han llegado unos meses que tengo varios frentes abiertos que no puedo ignorar y para no explotar, he preferido parar y bajar el ritmo por mi salud.

Pero sí he querido dejar claro que sé la sensación que se tiene y la frustración que podéis sentir los compañeros. Porque entre 2011 y 2016 viví esta experiencia hasta el punto que como sabéis los que me conocéis de aquella época, quedé tan quemada que no quiero saber nada de vídeos para YouTube. Y que me esté costando tanto arrancar y sumarme a la comunidad de streamers. Pues esas cicatrices las tengo muy presentes a día de hoy y no me gustaría que volvieran a convertirse en heridas.

También por ello soy del sector que no ilusiona ni anima a ver estas actividades como un proyecto profesional. Si no que siempre dejo claro que debemos tomarlo como hobby y un extra que nuestra persona necesita de compartir y expresarse.

Así que si te ha llegado este escrito y tienes alguien que adora la comunicación digital: por favor no la hundas. Más si has descubierto algún creador de internet que te ha enganchado, no seas una persona orgullosa y reconoce que has sabido ver el encanto. Y que a partir de ahora apoyarás esta forma de expresión que tiene.

Porque necesitamos más personas que compartan lo que aman y apasionan y no odio y mal estar. Y estas personas solo seguirán aportando si de una vez por todas, valoramos lo que tenemos cerca y no lo exterior.

2 comentarios en “¿Valoramos lo que tenemos cerca?

  1. Para mi YouTube es una plataforma odiadora para bien y para mal. Hay que saber manejar todo lo malo que se ve y se siente en las carnes, pues no tienen piedad. Ya no es solo lo quemada que puedas llegar a estar es cómo afecta animicamente, emocionalmente, personalmente y para la salud mental. Por mucho que sea una red social para la que hay mucha audiencia, habría que pensarselo muy bien. Los años 2016 y 2018 fueron los mejores para mi pero, bueno, cada uno tiene sus tiempos y proyectos. Dentro de lo que se va aprendiendo y de lo que se hace una más sabia, puede que simplemente, no fuera el momento. A veces las cosas necesitan gestarse y organizar para que surja naturalmente. Me ha sucedido de esta última manera a mi. Sin más espero que todo vaya tomando forma de una manera o de otra pero que sea de manera en que estés a gusto y complacida con el trabajo que ejecutarás. Feliz puente!!! buen post.

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes toda la razón que YouTube es un hervidero. Peor que incluso Twitter. En mi caso salí muy quemada y por ello adoro tanto la comunidad de podcast. Que aunque tiene sus sombras, las prefiero.

      La cosa como dices es centrarse en la parte a potenciar e intentar trabajar que esa parte dañina afecte lo mínimo.

      ¡Un abrazote!

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .