Cuando un día pierde la magia…

Hola a todas y todos. En tres días será una fecha muy importante para la zona que vivo: Sant Jordi. Es la festividad que más se celebra en la ciudad y que la transforma totalmente. Por eso siempre ha sido mi día favorito del año, pero tengo que reconocer que desde hace un tiempo ha perdido la magia.

Vivir la fiesta del libro desde dentro

Por si alguien no lo sabe, el 23 de abril se celebra Sant Jordi. Es un día donde Barcelona se llena de flores y libros. Se ha ido popularizando a lo largo de los años y coincidiendo con el fallecimiento de William Shakespeare y Miguel de Cervantes en ese día (o cercano, ya que Cervantes tiene su polémica), a nivel mundial ya está considerado como el día del libro.

Y es un evento que he podido vivir en todas sus fases. Como asistente visitando las paradas o cuando un escritor que siguiera estuviera firmando ese día ejemplares. Y en tres ocasiones por motivo de mi libro Universo Agapornis, he podido formar parte de ese día de una forma más activa. Ya que decidí estar en uno de esos puestos con mi libro.

Esta última experiencia fue muy enriquecedora. Ya que pude sentir el cariño y poder llegar a lectores que de otra manera no hubiera podido acceder. Además también desvirtualicé a muchos amigos y amigas. Pero como todo, también tuvo su parte oscura.

Al ser una escritora autopublicada, ese tipo de eventos tocan financiarlos una misma. Y aunque como digo emotivamente llena, económicamente es una experiencia que no compensa. Pues como máximo puedes aspirar a cubrir los gastos de la parada y las comidas a realizar si es una presencia de todo el día. Aunque esto no es lo peor.

Lo peor es el trato que se recibe por parte del ayuntamiento. Entiendo que haya un control porque con lo que cuesta tener un espacio ese día, los que ponen una mesa por libre pues nos afecta a los que vamos legalmente. Pero últimamente los controles han sido muy rigurosas y un trato que no me ha gustado nada. Y es tal el desencanto que tomé la decisión de no repetir.

Ser consciente

Pero también hay otro hecho que se aprende de vivir los eventos desde dentro. Y es que ves la dificultad y el trabajo que tiene detrás. En mi caso siempre trato a todo el mundo con respeto, pero como todos puedo tener alguna situación que juzgo. Ahora mismo después de haber realizado esta actividad, a todo el que decide estar ese día en un puesto, tiene mi admiración.

Porque es un evento al aire libre, donde la gran mayoría de puestos no tiene toldos y se hace verdaderamente duro. Ya sea con lluvia o con sol, consume mucha energía. Y es por ello que os pediría que si vais a pasear por las calles de Barcelona ese día, tratéis a las personas que os topéis en cada parada con respeto y cariño.

Y para finalizar esta entrada, os comento que en el podcast de Lectores Curioses vamos a publicar un nuevo episodio para celebrar el día del libro el 23 de abril. En él pasaran autores compartiendo sus experiencias con lectores y también hablaremos de Sant Jordi. Así que si queréis profundizar más, os animo a escucharnos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .