Flores Sant Jordi

La experiencia es para valorarla

Muy buenas a todas y todos. Esta semana he decidido reflexionar sobre la experiencia. Un elemento que laboralmente se valora y puede ser un elemento peliagudo. Porque en muchos puestos piden tener experiencia para acceder, pero pocas empresas permiten adquirirla. Pero que en los terrenos de conocimiento o de la vida, se menosprecia. En esta ocasión el foco lo vamos a tener en este segundo supuesto.

Aprende de los errores ajenos

Donde más he visto menospreciar la experiencia es en el sector animalista. Es muy frecuente considerar a una persona no apta por su pasado. Situación que veo errónea porque precisamente ese bagaje hace que pueda ser una voz autorizada. Y es que llegar a ser experto o líder de una materia, lo conseguimos a base de cometer errores.

Así que entiendo perfectamente que un profesional que ha trabajado en zoológicos, sea la mejor persona para gestionar el cuidado de la fauna en su hábitat. En especial donde siempre veo que se intenta desacreditar son los responsables que han trabajado con cetáceos en cautividad.

Muchos no paran de recordar el pasado de esa persona. Y diciendo que por ello no es creíble que ahora defienda totalmente lo contrario. Para mi en cambio, creo que es el más cualificado. ¿Por qué?

Pues por un hecho muy sencillo: ha estado en primera línea y sabe los problemas reales que existen en ese ámbito. Y demuestran ser personas abiertas, capaces de aprender y subsanar los errores que han cometido. Tener esa capacidad es muy sana y aunque puede que tengan malestar emocional por algunas situaciones, son de los mejores maestros que podemos tener. Y aprender escuchando estas experiencias, nos permite que por nuestra parte se realicen menos errores. E incluso me atrevería a decir que son errores más ligeros.

Vivencia como arma

Pero como siempre: no solemos utilizar los elementos para progresar. En el caso de la experiencia me preocupa que frecuentemente usamos estos conocimiento como un arma para arrojarlos a la persona que decide compartir este recurso cuando nos interese.

Esto lo descubrí en mis propias carnes cuando me dediqué a la consultoría de animales exóticos. Al ser un sector no desarrollado y nuevo, había poca información. Así que las dudas y problemas eran muy frecuentes. Y sí, yo no fui la excepción y realicé muchos errores. Al haber como afectados seres vivos, es algo que duele el triple y por ello abrí la consultoría. Buscando que si compartiendo mi experiencia podía hacer que otros animales no sufrieran lo que los míos, valdría la pena.

Pero lo que conseguí fue algo muy diferente. Por un lado quién quería seguir la corriente del momento, justificaba que no podía hablar porque había seguido ese camino. Otros sí escuchaban, pero de nuevo cuando llegaba un momento que la asesoría iba por otro camino del que esperaban, utilizaban esos conocimientos para atacar. Los peores por detrás, ya que lo utilizaban como pretexto para empezar con otra persona del sector.

Este fue el motivo por el cuál huí de ese ambiente y tomé la firme decisión de no abrir esa puerta nunca más. Sé que muchos no lo entendieron y consideran que es una actitud cobarde. Argumentando que al faltar esa voz alternativa, hace que las malas praxis sigan. Sin embargo yo no siento esto.

Perdemos todos

Estuve cinco años sin que mi experiencia fuera valorada, y tengo muy claro que de seguir la situación sería la misma. Cerrar ese ciclo fue un respiro necesario porque encima en el terreno de las asesorías (no solo animalistas, en las tecnológicas o de empresa veo los mismos problemas) ocurre que tienes que dar mucho. Porque no solo es resolver la duda u orientar, si no que muchas personas toman esa figura como confidente.

Y quizás otras personas pueden cortar, pero a mí sin conocer el perfil de la persona que decide preguntar me da mucho apuro poner límites. Ya que no me gustaría saber que por esa gestión, aparezcan situaciones que se podrían haber evitado con más tacto.

Pero sí les doy la razón en una cosa a los que no me entendieron: esta tendencia que las personas con experiencia sean apartadas, hace que perdamos todos. Muchos conocimientos se están perdiendo y en especial, estoy pensando en los que transmitían las personas más mayores.

Ahora mismo en según que situación de faltar la tecnología, tendríamos muchos problemas. Ya que técnicas o costumbres que la humanidad ha realizado anteriormente y se han pasado oralmente y con la experiencia, las hemos perdido.

Y es por eso que esta semana he querido reflexionar sobre la experiencia, porque me gustaría animar a empezar a valorar los conocimientos del resto y que los podamos utilizar para construir a nuestro favor. Que luego no lamentemos no haber prestado más atención de lo que nos estaban contando y al no estar esas personas, ya no tenga solución. Perdiendo ese conocimiento para siempre.

Un comentario en “La experiencia es para valorarla

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .