Flores Sant Jordi

Que no te engañen: es una cuestión de poder

Siempre me ha resultado llamativa la obsesión de querer descubrir la ideología de una persona. Aunque su profesión, trabajo o actividad que nos muestre no sea nada político, es innato obligarnos a tener que posicionarnos. Ocurrió en mi etapa de YouTube y en Twitter en un par de ocasiones, me han escrito privados exigiendo que me manifestara. Como imaginaréis me he negado y por ello sigo la premisa que en cualquier medio de comunicación con aparatos tecnológicos, solo hablo de lo que haría en público.

Pero hoy voy a romper un poco esta premisa. Voy a seguir fiel a no manifestarme en colores, pero sí me apetece hablar en general de lo que me despierta la justicia y la política.

Una imagen irreal

El primer factor que falla sin ninguna duda es que a la población se muestran estos dos poderes de una forma muy equivocada. Tanto en televisión como en la ficción se gestiona de una manera que si lo unimos a la falta de educación sobre estos campos, se idealizan. Y solo si te animas a investigar o tienes la desgracia de toparte con su realidad, es cuando abres los ojos.

Como anécdota tengo la vivencia de una gran persona que puedo considerar amiga. Le conocí cuando iba a entrar a la universidad y cumplir el sueño que desde la infancia perseguía: entrar en el sector de la abogacía. Consiguió nota para matricularse en la mejor facultad de su ciudad… pero solo duró tres meses.

¿El motivo? Descubrió con horror que las lecturas de las novelas del género, no se cumplía. Ser abogado es algo más aburrido y que en las esferas que le gustaría moverse, la ética no existe. Así que prefirió no tirar el dinero de su familia y cerró esa etapa, a pesar de sacar muy buenas notas en los exámenes que realizó al final del trimestre.

Este hecho me hace ser una firme defensora que la Constitución y el funcionamiento de las leyes de nuestros territorios debería ser conocidos. Porque sería la manera que no nos podrían manipular con cuentos tan fácilmente.

Al servicio del trepa

Es duro pero es la verdad: los únicos que se molestan en saber el funcionamiento son los cara duras. Y es por eso que a la sociedad le queda la sensación que la justicia está al servicio de estos. Porque son los que destinan recursos de tiempo en dejarlo todo atado antes de realizar movimientos. Mientras que el pobre que va de frente y que quiere ser ético, se encuentra con un campo de minas.

Si en cambio aprendiéramos a avanzar conociendo dónde ir, qué se puede pedir y verdaderamente nuestros derechos, los abusos que se ven diariamente no ocurrirían. Porque tristemente ser una buena persona no sirve en este mundo.

En la política el conocer directamente todos estos aspectos permitiría que no nos mintieran en los procesos electorales. Y en especial lo que a mí me interesa: el factor emocional quedaría desactivado. Porque si sabes cómo funciona el marco legislativo, ciertos discursos aunque te toquen la fibra y remuevan por situaciones personales, rápidamente aparecería la razón para contrarrestar y que perdiera efectividad.

¿Quieres cambiar el mundo?

O mejor dicho: ¿crees en una causa? Pues sorprendentemente no deberíamos empezar el camino de las administraciones públicas como siempre nos hacen creer. Son estructuras burocráticas, lentas y que muchas de las mejoras que la humanidad clama de que en este siglo XXI de una vez se vean, son casi imposibles viendo la fragmentación que todos los parlamentos del mundo presentan.

Es muy llamativo cómo muchos activistas deciden dar el paso a la política y cuando llegan a ella, se acabaron todas sus conquistas. Con algunos que han dado entrevistas han reconocido avergonzados que les ha servido para ver la complejidad y lentitud de las organizaciones públicas. Y ver que realmente tenían más margen de lucha y maniobra fuera, que dentro. Los que no realizan esta lectura es porque se acomodan a la figura del poder. O quizás es que realmente siempre persiguieron el puesto y utilizaron a las personas para sus deseos más profundos.

No soy de nadie

Para cerrar el escrito de la semana, me gustaría decir porqué la política no me atrae. No me refiero a tener pensamiento político si no porque nunca me he animado a afiliarme a ningún partido. Sé que grandes cambios por la situación actual son imposibles, pero hay pequeños pasos que se pueden realizar. O que por mi forma de ser, no me molestaría ser una representante pública. Entonces, ¿por qué no dar el paso?

Es muy simple: me niego a seguir un dogma. Los partidos políticos hay que seguirlos como hooligans, sin desviarte ni un segundo de la hoja trazada. Aunque veas que es un camino incorrecto. El ideario marca unas pautas, y se tienen que repetir como loros, sin opción a tener tu propio criterio. Incluso si osas realizarlo, lo que te espera es la puerta de salida.

El otro punto es que a no ser que te busquen ellos, el camino a realizar en estas estructuras es el de siervo. Algo que ya estoy cansada. Me he hartado en todos los espacios de ser una oveja más, sin opción a expresarme o tener protagonismo. Que solo me quieran para exprimirme y solo recibir desprecio en cuando encuentran un sol que caliente más.

A mí ya nadie me manipula y solo doy los pasos que quiero dar.

 

17 comentarios en “Que no te engañen: es una cuestión de poder

  1. Totalmente de acuerdo. En casa ya tuvimos nuestra ración de política con mi abuelo, que fue consejero de sanidad con Jose Antonio Aguirre en el exilio. Aquello fue una locura. Persecuciones, amenazas de muerte, sentencias de muerte, vigilancia, etc. Mi padre decidió que la política que iba a seguir era decidir si se tomaba un gin tonic o un güisky. Y le fue genial.

    Yo sin embargo sí quiero ser político, e instaurar el ministerio del videojuego. Será asignatura obligatoria en clase también. ¿Qué os parece? ¡Votadme y jugaréis a la Play todos los días!

    Un abrazo de oso mañoso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Vanessa me encanta tu nota. Lamento la experiencia de tu amiga pero creo que este «aterrizar» o ver la realidad tal cual, ocurre en todas las profesiones y oficios. Y tu cierre; «A mí ya nadie me manipula y solo doy los pasos que quiero dar» es toda una declaración de principios, ole 👏👏 Un abrazo 🐾

    Le gusta a 1 persona

    • La verdad que sí: el tema de las profesiones / carreras es un golpe de realidad muy bestia. A mí me ocurrió igual, aunque por suerte no fue un golpe ético como a esta persona. Que creo que es el toque más heavy que puede ocurrir 😓

      Un abrazo y muchísimas gracias por el comentario. Me ha hecho mucha ilusión 😘

      Le gusta a 1 persona

  3. A sus pieses capitana!! Alto y claro. En mi caso, la política y yo.. lo justo. Voto, sí, porque me indigno con ciertas cosas y no quiero que lleguen al poder, además que hubo muchas personas luchando para que pudieramos votar. Pero meterme en un partido y seguirlos hasta el infinito y más allá. Como que no. A los que voto se que tienen cosas buenas, cosas a mejorar y cosas que no me gustan. Pero son los menos malos para mi forma de pensar.
    Besos guapa

    Le gusta a 1 persona

    • Como dices para evitar que lleguen según qué corrientes: es obligado votar. Aunque no te convenza ni te haga sentirte a gusto al 100% las opciones propuestas.

      En Barcelona lo aprendimos cuando CiU llegó a la alcaldía. Fue sin duda el germen de la situación que nos acompaña… y que van a costar años subsanarlos 😓

      Un abrazo y espero que el finde vaya muy bien 😘

      Me gusta

    • Totalmente de acuerdo. A mí me ocurre que desde que soy más consciente veo las manipulaciones y no lo permito. Por eso llevo una temporada haciendo limpieza en amistades / contactos… porque tela lo que me rodeaba sin darme cuenta 😨

      😘😘😘

      Me gusta

  4. Coincido contigo plenamente, el empeño de la gente en saber tu ideología, cuánto ganas, pero no si eres feliz.
    Es cierto que detrás de gente que lucha por una causa y entra en política se relaja y se le olvida que le hizo entrar. Es lo más triste de todo, hacer de la política una carrera.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Es desesperante. Flipé que las primeras preguntas personales para contestar en vídeos de YT como indicas fueran de esos dos temas. Y en Twitter algún contacto por no contestarle me han llegado hasta hacer bloqueos 🤦‍♀️

      Comparto también que tomar la política como carrera es uno de los problemas. Entre miedos para ser apartado y lo que indicas, pierde la esencia.

      Un abrazo y gracias por pasar. Me ha hecho mucha ilusión ver tu comentario 😄😘

      Me gusta

  5. Dos puntos a comentar: el primero, partido que gana unas elecciones, partido que quita jueces y pone otros cercanos o a los que pedir la vuelta de ese favor en el futuro. Eso ya huele mal, los jueces de este país no deberían ganarse el puesto en muchas ocasiones a dedo si no mediante méritos como otros tantos trabajos por oposiciones y por ende tampoco sacar a jueces que ya están simplemente porque les vienen mal.

    El segundo punto creo que la política es tan corrupta en este país porque lo hemos permitido en todos estos años de democracia y ha ido a más sin ser parados los pies, con lo cual la mayoría de nosotros no somos de ningún partido y votamos a los que creemos que menos nos vayan a joder, porque encima no cumplen la mayoría de los puntos de su programa electoral cuando sientan el culo en el trono presidencial. Así que es normal mirar con recelo cuando alguien te dice yo soy de tal partido, porque de alguna forma le han lavado el cerebro con unas promesas que no van a llevar a cabo y que les da realmente igual como vaya el país durante su mandato, te lo venderán como que todo está mejor que como lo dejó el anterior y cree firmemente en mí, que yo voy a tener el resto de mi vida solucionada porque ya te la he colado. Y hasta que en esta democracia la política no sea al estilo de países como Suecia, seguiré pensando que es una necrosis lenta que acabará con este país y ya estamos notando en estos años los signos de esta enfermedad mientras nos siguen vendiendo humo.

    P.d. gran artículo, que no lo he dicho…

    Le gusta a 1 persona

    • Totalmente de acuerdo salvo en un punto: marcar el exterior como que se hace “bien”. Cada vez que he tenido la oportunidad de profundizar en estas sociedades que se consideran para imitar… me he llevado un chasco.
      Con Suecia no puedo hablar directamente porque no he tenido el placer de profundizar y analizar con todas las cartas. Pero como en otros países sí, la comparativa o decir “hay que ser como…” te reconozco que no me gusta. Porque mi lectura es que toda la humanidad somos iguales en tema de poder y corrupción 😅

      Un abrazo y gracias por pasar 😄

      Le gusta a 1 persona

  6. Es muy cierto lo que dices, respecto a que hay algo de responsabilidad en nosotros al desconocer las constituciones, las leyes y demás cuestiones. Si, lamentablemente, a las buenas personas, los poderes las arruinan y las frustran, o lo que es peor, las deja en la calle. Yo creo firmemente que todo “estado” debería desaparecer y que nada parecido volviera a formarse, en fin, quizás un pelin extremo. Foucault dice:

    “Un déspota imbécil puede obligar a unos esclavos con unas cadenas de hierro; pero un verdadero político ata mucho más fuerte por la cadena de sus propias ideas. Sujeta el primer cabo al plano fijo de la razón; lazo tan fuerte cuanto que ignoramos su textura y lo creemos obra nuestra; la desesperación y el tiempo destruyen los vínculos de hierro y de acero, pero no pueden nada contra la unión habitual de las ideas, no hacen sino estrecharla más; y sobre las flojas fibras del cerebro se asienta la base inquebrantable de los Imperios más sólidos”.

    Cada vez más atento a tus post, saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Diego,
      Para mí no es exagerado lo que cuentas. Porque creo que en cuando se abre los ojos y se es consciente del funcionamiento… el primer pensamiento que aparece es lo que manifiestas.

      La cita no la conocía. Así que gracias por pasarla 😊

      ¡Saludos!

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .