Quita lastre

Antes de empezar con el tema, quiero disculparme por estar ausente. Las fiestas es lo que tienen. Dejan a una sin tiempo y desde que llevo el podcast de Marveliana Tecnóloga no puedo hacer parrilla por adelantado. Así que me temo que me irá pillando el toro en algunos momentos.

Pero he puesto todo mi empeño en ponerme al día y creo que a partir de la semana que viene volveré a ser la misma. También incluyo el pasar y comentar blogs, que es lo peor que llevo.

Hecho el mea culpa, hoy vengo a comentaros una tradición que realizo a principios de año. Es una tradición reciente y que ha pasado sus fases.

El caos

Muchos desconocéis mi pasado otaku. Pero lo tuve y fue muy fuerte. Los chicos de La Estantería de Cho o Sorasaku de Neverland pueden dar acto de fe. Nos conocemos de esos tiempos. Solo resumiré diciendo que en casa llegué a tener 1.500 tomos de mangas.

Y aunque era un número llamativo, en mi hogar no había conflictos. El problema vino cuando volvimos a tener mascotas en casa… y ocupan espacio. Porque aunque sean pequeñas, nace dentro de ti la obsesión de comprarles pijadas (que nunca utilizarán) y el tener que probar absolutamente todo. Viendo la comunidad de madres y padres de Twitter, creo que sois el sector que mejor me entenderéis.

Así que llegó el momento caótico y de malos rollos. Podíamos tener discusiones pero opté por la sensatez y decidí que tocaba priorizar y ordenar. Vamos, que me puse en un plan similar a la famosísima Marie Kondo. Esa persona que está causando furor y todo el mundo (menos yo) ve. Y con esto, la paz volvió a mis dominios.

Cuanto más vives, más espacio necesitas

Este es el lema de unos trasteros que se anuncian con asiduidad en el metro de mi ciudad. Hasta ese momento les daba la razón y practicaba esa filosofía. Pero… desde que tuve esa situación y pude tener en primera mano la filosofía minimalista de Steve Jobs, cambié radicalmente.

Cada año realizo una limpieza exhaustiva tanto de elementos físicos, como otros más tontos que son los archivos de pendrives y ordenador. Y es sorprendente que cada año le tienes menos apego a las cosas. Lo que hace 12 meses te era imposible de desprender, hoy te parece una tontería.

Si en dos años no lo has usado: tíralo

Uno de los apegos viene dado al “quizás en un futuro lo necesite”. Os puedo decir que todas las cosas que he guardado por este motivo, al final terminan a la basura. Ya sea un cable que con el avance tecnológico queda inservible. Que la batería del cachivache no reaccione. O ese libro que lleva siglos en la estantería porque ya lo leíste. Y como recuerdas la historia, pasas de volver a cogerlo y prefieres alguno nuevo.

Así que sigo la filosofía de un amigo de tener fechado los elementos. Y si durante un periodo (él propone dos años, pero si queréis podéis ampliar a cuatro) no lo usas e incluso lo olvidas (entrando en la categoría: ¿pero yo tenía esto?), no lo dudes: tíralo. Porque simplemente ocupa espacio. O es un elemento más que coge polvo.

Solo necesito…

Todo esto termina haciéndote ver el poco espacio que necesitas. No tengo pudor en reconocer que a día de hoy con un sillón y un ordenador, me sobra. Y que si antes veía necesario y vital tener una casa grande y con muchas habitaciones, ahora con una habitación, cocina y baño me siento feliz. No necesito absolutamente nada más.

Terminando

Aunque me he centrado en lo material, como he dicho una limpieza en muchos aspectos es positiva ir haciendo. Pensad que necesitamos mover y dejar espacio para que lleguen nuevas experiencias.

Hace unos días enseñé en las redes sociales una de las partes que he ordenado y clasificado: mi estantería. Lo correcto sería poner la foto por aquí, pero andan limitando los servicios de hospedaje de imágenes. Así que os invito a pasar por la publicación de Instagram si no visteis la instantánea en su momento. Y si no me seguís por ahí, me encantaría que conectáramos.

Dicho todo esto solo me queda decir: ¡todos a organizar!

11 comentarios en “Quita lastre

  1. Hola! Tienes mucha razón en todo esto, a veces necesitamos priorizar porque damos por hecho que todo lo que tenemos no necesitamos y a veces no es así. Y el hecho de darse cuenta de que no lo necesitas todo, supongo que hará que poco a poco vayas necesitando menos cosas o les coges menos apego como bien dices.

    La verdad es que empiezas hablando de Marie Kondo y hace un tiempo que me estoy planteando verla de hecho desde que vi el anuncio, porque soy de las incapaces de deshacerme de nada y es un problema. Llevo meses arrastrando las ganas de tirarlo todo y quedarme solo lo indispensable pero bueno nunca es tan fácil como suena xD entre la falta de tiempo y el apego emocional a cualquier tontería la cosa es muy difícil xD

    Me alegro de que a ti te saliera bien y qué ya has cogido esa dinámica de deshacerte de todo lo innecesariouna vez al año, yo voy a intentar durante febrero hacer espacio lo mejor posible también, ya te contaré ;3 y ánimo con esos proyectos.

    .KATTY.
    @Musajue

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Ánimo, Katty!
      La cosa es ir al ritmo. Al principio se tiraba poco. La vez que fue fuerte como digo en la entrada fue por obligación. Porque si les quería dar el sitio que se merecen a mis aves en casa: o tiraba y reducía. O la tercera guerra mundial se hubiera iniciado en casa ^^u

      También hay veces que no estamos preparadas para desprendernos de algo. Tenía una figura echa polvo que la mantenía porque la había hecho uno de los pocos que puedo decir amigo de juventud. Y hasta el año pasado no pude realizar la acción.

      Así que poco a poco 😉

      Saludotes, ¡guapísima!

      Me gusta

  2. Con el tiempo (y las mudanzas, ay, esta vida nómada), acabas por no tener apego (necesitarlo, so pena de vacío interior) a nada físico. Pero sí es cierto, que nos gusta guardar esos “porsi”. “Porsis” que, a fin de cuentas; sí, traen recuerdos, pero solo ocupan espacio y acumulan polvo.
    Lo de poner “caducidad emocional” es una idea buenísima, en serio. Todo eso que acumulamos con ese presunto valor sentimental… Deberíamos clasificarlo y ponerle fecha de caducidad. Así, tajante.
    Enhorabuena por el post, como siempre dando buenos consejos y haciendo pensar.
    Un besazo enorme!!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Gracias guapa!
      Lo de la vida nómada es una verdad como un templo. Aún no lo he tenido que vivir excesivamente. Pero si llevo unos años que sé que la tengo que hacer, y por eso esta “filosofía” la he asentado más. Porque aunque aquí hablo de espacio y de lo que se tiene, la evolución de mentalidad cuando piensas en movilidad es: “no tengo que meter más trastos en casa”. Y la verdad que para el consumismo, soy lo peor. Porque voy con lo indispensable 😀 jajaja

      Un saludote y gracias por pasar y comentar :3

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola Vanessa!
    Por mi no te preocupes que yo también voy de culete y cuando me pongo al día me empieza a volver a venir todo encima y así!.
    Jjejeje te acabo de pensar en hace unos tres o cuatro días cuando mi madre me dio una bolsa entera llena de pelotas, muñecos, etc de mi perro que encima nunca usaba y estaban ocupando sitio en el salón XD. el pobre se ha quedado con una pelota y un muñeco.
    Meteme en el tú que yo tampoco sigo a Marie-pesada.
    No suelo hacer esas limpiezas tan a menudo pero si a veces digo hoy toca tal sitio y empiezo a meter cosas y es cierto que hay cosas que no se tocan aunque pocas pero algunas es como ” pero porque sigo teniendo esto?”.
    Bueno yo no le voy a hacer caso del todo a tu amigo más que nada porque te digo que he estado dos años sin usar la nintendo ds y la he vuelto a coger y vuelvo a estar enganchada! aunque ahora lleva otro tiempo que no pero la volveré a coger!.
    Aunque es cierto que muchas veces digo si algún día me mudará de esta casa que necesitaría? y muchas veces digo libros, ropa, pc, y pocas cosas más.
    Me alegro que hayas cogido esa dinámica pero supongo que cada uno tenemos nuestro ritmo ! mi nintendo ds no se va!!!!! XD.
    besis.

    Le gusta a 1 persona

  4. No sé por qué todavía no te seguía en tu blog. ¡Y mira que he leído alguna entrada tuya! 🤷
    En fin, que me parece un artículo excelente. Yo hace años que práctico ‘el vacío’ así lo llamo. La filosofía oriental me gusta de muchos aspectos y el de ‘dejar espacio para lo nuevo’ es el que más 😁
    Saludos, Vanessa 🙋

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Lídia!
      Es normal. WordPress a veces falla y puede que le des a seguir y que se ría en nuestra cara. A mí también me ocurre que muchos blogs pensaba que les había dado a seguir, pero no me lo marca en la pestaña de lector T__T

      Y desde luego que es una muy buena filosofía la que sigues. el “dejar sitio para lo nuevo” también lo defiendo. Muchos de los cambios de estos tres años que he tenido han sido dolorosos pero si lo reviso ahora, sé que sin ese hueco otras grandes cosas no habrían sucedido.

      ¡Un abrazo y gracias por el comentario! 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .