La audiencia es soberana

Con la vuelta a la rutina después del verano, llegan los programas de talentos y realitys. Esto puede hacer que nuestras redes se llenen de interacciones no deseadas y por eso os hablé de las listas de Twitter para limpiar nuestra TL. Pero con el tiempo a mí me encanta ver y leer las reacciones que se generan en ese terreno.

Me permite ver y analizar cómo vamos como sociedad. Y también pueden dar ideas para saber qué temas tratar por este rinconcito cibernético. Como es el caso de hoy.

El poder cambia de manos

Estamos acostumbrados que el creador lanza sus criaturas y que los espectadores se lo compran. Da igual sus ideas y deseos. Los que creamos, vamos a nuestra bola. Particularmente los grandes medios de entretenimiento es lo que han vivido y siguen queriendo imponer su criterio. Creen tener el poder absoluto. Pero no es así.

Los que publicamos en internet lo sabemos muy bien. Como ya manifesté la semana pasada, la clave no es ofrecer un material de calidad para triunfar. Si no que debemos crear una comunidad. Y uno de los requisitos es hacer caso a nuestros lectores / oyentes / espectadores. Y si no lo hacemos, debemos asumir el mantenernos en un segundo plano. E incluso perder parte del apoyo que tenemos si ignoramos constantemente las peticiones de nuestra audiencia.

Pero estos gigantes no lo han entendido. O creen que al jugar en otra liga, las normas del pasado se les puede seguir aplicando. No han aprendido del medio que siempre ha seguido esta filosofía: la radio. Tiene el mayor índice de fidelidad y buena fama porque al menos en algún momento de su franja de emisión ofrece espacios para que el oyente manifieste su opinión y la vea reflejada en antena. La televisión en cambio, no.

Observamos como muchos programas de concursos siguen siendo la emisión grabada y no en directo. Y que se siguen consumiendo masivamente. Pero ante este cambio la audiencia pide su sitio. Y lo mejor que ha pasado esta semana es que ha demostrado que está dispuesta a luchar por él.

El gran pulso

Hace justo una semana que ha empezado esta guerra en las redes sociales entre uno de los míticos realitys que se emiten en España contra sus seguidores. Tras estar numerosas semanas exigiendo cambios y que la organización hiciera oídos sordos a la petición, los fans han decidido hacer presión.

No me meto en si el total de peticiones es exagerado o no. Ya sabéis que por este espacio he manifestado que estamos en un periodo que la indignación quizás se nos vaya de las manos. Pero sí creo que la justificación de aceptar descalificaciones o proteger ciertos concursantes que en otras ediciones por menos ya estarían en la calle, como mínimo es una contradicción. Y más si algunas de las cosas que he visto las hiciéramos un anónimo en redes, puede que incluso ya estuviéramos en los tribunales acusados de cosas muy serias.

Y que si encima esa institución ha hecho campañas (o está de lleno) para luchar contra una injusticia, permita en uno de sus espacios que se realice dicha acción. Por ejemplo en mi caso que siempre que se me pide apoyar la lucha contra el bullying participo sin dudarlo. Descubrierais por aquí o si fuera docente que permito que se hiciera acoso a alguien. ¿Verdad que demostraría ser una falsa y no tener coherencia? Pues aquí ha pasado exactamente esto.

Ante esta situación antiguamente sería una pataleta en nuestros hogares y listo. El fuerte ganaría. Pero por suerte la situación ha cambiado. Ya hace unos años con una entrevista polémica se consiguió que las marcas dejaran de apoyar el programa que osó hacer esa acción. Haciendo que desapareciera en menos de una semana. Demostrando para los escépticos que si se hace bien, las redes tienen suficiente fuerza para ganar los pulsos.

En el caso actual el pulso sigue presente y no se ve aún el vencedor. Se han visto varias batallas que ambos bandos han ganado. Pero aún es pronto para hacer balance y terminar de analizar si las nuevas tecnologías consiguen un cambio histórico. Aunque lo que sí está claro que si el formato quiere seguir sobreviviendo y teniendo más ediciones, debe hacer un análisis profundo. Porque la sociedad ha cambiado y lo que antes no era consciente que era dañino, ya sabe que lo es. Y lo que se agradece: no lo tolera.

Unidad

No quiero dejar esta reflexión sin manifestar otro de los avances que la audiencia de las redes ha manifestado y que me siento muy orgullosa: está cambiando a ser más respetuosa. Anteriormente recuerdo que cuando dos programas potentes coincidían en el tiempo de emisión, la gente se atacaba y faltaba al respeto. Y aunque aún hay sectores de este estilo, he visto otro que me ha encantado y que espero que siga expandiéndose.

Se trata de ver cómo fans de dos programas totalmente diferentes, pueden unirse por una misma causa: salvar a sus concursantes favoritos. Ver que crean retos conjuntos para beneficiar a ambas aficiones gracias a que tienen sistemas diferentes de votación, es algo que me ha maravillado.

Y junto a observar que la gente es capaz de unirse con un grado de respeto bastante alto (siempre tendremos el sector polemista por desgracia) también en la otra cuestión que he tratado, me da una esperanza en que sí podemos ver grandes cambios. Pero recordad: para ello tenemos que estar unidos. Ahí reside nuestra fuerza.

5 comentarios en “La audiencia es soberana

  1. Menos mal que de donde soy los reality shows fueron un fracaso estrepitoso del que ninguna cadena de televisión se atreve a tocar nuevamente aunque aplaudo que la audiencia en las redes sociales haya evolucionado a la hora de pedir cambios y/o hacer sugerencias en sus shows favoritos.

    Un abrazo Vanessa.

    Le gusta a 1 persona

    • Exacto. Más que existir o no estos formatos, la clave es que no se sigan fielmente y se haga autocrítica. Así es como mejorarán o en caso de ser muy sangrante e inadaptable, pues que desaparezcan hasta que alguien encuentre el enfoque correcto para los nuevos tiempos 👀

      Me gusta

  2. Como no seguidora de los reallitys shows y programas afines, desconozco la polémicas la que te refieres Vanessa. Pero eso no importa, porque hay mucha verdad en tus palabras cuando dices que el valor de los oyentes, telespectadores o seguidores es mucho mayor, y debemos usar eso para presionar y lograr conquistas sociales. Hacer piña o comunidad multiplica ese poder, es algo que he aprendido en breve recorrido por estos pares cibernéticos; y que como muchos otros es un gran consejo que nos compartes.
    Gracias por tus ricas aportaciones, Vanessa.
    Un abrazo muy grande!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias a ti Bibiana. Precisamente el acento lo quería poner en el hecho positivo que tienen las redes y como pueden subsanar injusticias o formatos tóxicos.

      Es algo que los programas no quieren asumir, pero les afecta y creo que deben aprender a escuchar y darle su sitio. Los bloggers y youtubers lo sabemos bien y no es raro que por eso sean iniciativas más queridas 😎 jejeje

      Un abrazote y gracias por pasar 😄

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .