GDPR. ¿Bienvenido?

Aunque el ser humano odia los cambios, es una obviedad que la vida está compuesta por ellos. Nada puede mantenerse estático y es más: de hacerlo termina habiendo un poso podrido que da más problemas que beneficios. Y sin duda este ha sido el caso de internet.

Hemos ido teniendo nuevos mercados que al no estar regulados, la explosión resultante ha sido nefasta. El gran ejemplo que podemos obtener es el escándalo de Facebook con la transmisión de datos personales a la empresa Cambridge Analytica. Pero podemos incluir en el paquete al gran gigante Google y webs más pequeñas que por sus estadísticas han podido llegar al Big Data esos datos.

Siempre he sido consciente de este problema y por eso los que me conocéis de hace años sabéis que mi filosofía es: si quieres que algo sea privado, no lo publiques en internet. No menciono redes sociales porque un blog o aplicaciones de mensajería privada también son fuentes para obtener nuestros datos. Es por ello que nunca han tenido mi simpatía y como persona recelosa de mantener su privacidad, mis publicaciones son neutrales y muy estudiadas.

Pero sí reconozco que estos nuevos sucesos me han hecho reflexionar y por ello actualmente he modificado mi frase a “si no quieres que nadie sepa nada, no lo tengas en un ordenador conectado a la red. Es más: ni lo digas en voz alta si hay smartphones”.

Así que la llegada de una ley como la GDPR en teoría me debería de alegrar… pero no es el caso. Considero que su llegada es tardía, demasiado invasiva y que no solucionará el problema. Estas empresas seguirán realizando esta actividad impasibles y a quién afecta es al que menos culpa tiene. Cuando empecé a leer en los espacios de legalidad digital que se veían afectados los sistemas de suscripción, los formularios de contacto y los comentarios fue alucinante. Y más que sistemas gratuitos como son los de Blogger y WordPress dos semanas antes de la implementación final de esta ley no hubieran adecuado y protegido a sus bloggers.

Ante este hecho nos tocó innovar y tomar decisiones mientras esperábamos a qué llegara la caballería (que fue unos días antes de la implementación de esta ley). En mi caso decidí crear una página de política de privacidad para mis blogs de Blogger y deshabilitar todas las herramientas de analítica de Google. Aquí en WordPress opté por retirar las opciones de suscripción y el formulario tiene una pequeña nota. En sí mi salvación de que no haya ocasionado grandes problemas es que mis proyectos están estructurados como hobby de compartir mi opinión, pero si han habido cuestiones a pulir, no me quiero imaginar en otros proyectos que sí han cuidado y mimado las estadísticas.

El otro gran sector que veremos como evoluciona es el Social Media. Es indiscutible que es la profesión más afectada con este cambio, ya que muchas de sus herramientas para trabajar van a quedar inutilizadas. Una de las pruebas de lo que menciono es la desaparición del índice de influencia más conocido: el KLOUT. Y habrá que ver a partir de ahora como otros servicios como son Google Analytics se adaptan o si por contra, serán una nueva víctima de los cambios.

Hubiera sido mejor regular en el momento de creación y cuando no teníamos estructuras viviendo de este sistema, pero como suele ocurrir con el ser humano: actuamos lento y de forma ineficiente por el miedo que nos da el cambio.

Un comentario en “GDPR. ¿Bienvenido?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .