Hedwig Kudo

Cerrando ciclos

Hola Hedwinianos, como sabéis los que me seguís en las redes sociales, estoy en un momento de reflexión y cambios. Es un proceso largo que ya empecé en 2016, justo hace un año ya que empecé en verano a tocar elementos y cerrando algunos de los frentes de mi proyecto. La más dolorosa fue mi compañera de más tiempo: la bitácora de Hedowichi Rulomaki.

Luego vino la oportunidad de trabajar como formadora de booktubers (youtubers que hablan de libros) para el ayuntamiento de mi ciudad, hecho que me ha tenido sin tiempo material para poder cuidar como se merecen las piezas que aún tengo activas y que me han hecho tomar conciencia de dos apartados:

  1. En mi estado anímico actual no puedo gestionar proyectos escritos y visuales al mismo tiempo. Me carga mucho realizar entradas dobles y siento que pierdo energía inútilmente, sin ver resultados. Es por ello que mi blog más longevo lo cerré y me centré en mi canal YouTube. En la fase actual y tras ver que últimamente solo tengo tiempo de publicar notas de prensa en este blog, creo que es mejor dejar este espacio como un portafolio de enlaces en los sitios que llevo al día: redes sociales y mi canal YouTube: Hedwig Kudo.
  2. Son proyectos que absorben mucho tiempo y que se hace imposible compaginar con trabajo. Ahora que se me ha acabado el contrato y estoy buscando algo nuevo me ha dado tiempo a reflexionar y tener el tiempo suficiente para realizar entradas pendientes, pero se que en cuando vuelva a conseguir un trabajo no voy a poder publicar de nuevo.

Creando por tanto la necesidad de que tiene que ser rentable económicamente estas actividades si quiero seguir realizándolas. He ido dando palos de ciego con la inocencia que han vendido algunos de que las visualizaciones de YouTube dan para vivir, o el tema de dedicarte a realizar publicaciones patrocinadas. En el segundo es cierto que puede haber futuro (es donde mejor me ha ido), pero necesitas un volumen de seguidores para ser interesante y luego muchas marcas son pícaras al haberse acostumbrado que los influencers hacemos las cosas gratis.

He llegado a la conclusión que el sector debe de hacer un análisis profundo y empezar a cambiar la tendencia: tenemos que valorar nuestro trabajo y empezar a creernos que es un trabajo y no está mal recibir dinero por nuestras acciones.

He tomado mi poder sobre este asunto y por ejemplo con Universo Agapornis no enseño paquetes que no sean de patrocinadores (que menos que conseguir al menos gratis los productos) y la parte de consultoría la he excluido del canal y solo la ofrezco a mis lectores del manual o a las personas que se han sumado a la plataforma Patreon. Es un sistema de micro-mecenaje para creativos que tras ver un enfoque positivo y atractivo para todos, he decidido utilizar.

Y con esto y un bizcocho, llega el momento de despedirme de este espacio. ¡Gracias y seguimos conectados en las redes sociales!

Anuncios